Desierto Florido: cómo disfrutarlo en un fin de semana

Desierto Florido: cómo disfrutarlo en un fin de semana

Este año el Desierto Florido, en la región de Atacama, Chile, prometía ser uno de las mejores de la historia, debido a la gran cantidad de inusuales lluvias que azotaron la región en el mes de marzo y decidí que no podía dejar pasar la oportunidad de verlo con mis propios ojos.

Como saben tengo un trabajo que puede llegar a ser bastante demandante, pero en el blog me he propuesto mostrarles que esto no es un impedimento para viajar tanto como se pueda, así que aquí les dejo todo lo que deben saber para escaparse a conocer el Desierto Florido en sólo 1 fin de semana.

Viernes (día 1)

Finalizada la jornada de trabajo, partí rápidamente al aeropuerto de Santiago donde tenía vuelo a la ciudad de Copiapó a las 18:57 hrs. Actualmente hay tres aerolíneas volando a este destino y mi elección fue una low cost, sólo llevé equipaje de mano y ahorré tiempo sin tener que despachar equipaje antes, ni tener que esperarlo al llegar allá. Llegué a Copiapó a eso de las 20:15 hrs y partí al módulo de la empresa de rent a car con la que tenía reserva. Contrario a lo que se podría pensar, arrendar auto en esta zona es bastante barato (precios desde $15.000 pesos chilenos por día, que son como unos 25 dólares) y ganas la libertad de recorrer como mejor te parezca la zona.

Entregado el auto, un KIA Río, partí en dirección a Playa “Las Machas”, a un costado de Bahía Inglesa, donde tenía la reserva de mi primer alojamiento (a escasos 20 minutos del aeropuerto). De ahí comer, tomar una cerveza acompañada de uno de los cielos con más estrellas que he visto y descansar para reponer energías.

Recomendaciones día 1:

  • Si viajan el low cost no olviden seguir las reglas del equipaje de mano, recuerden que estas aerolíneas ganan por los errores que nosotros cometemos y uno de ellos es sobrepasar las medidas del equipaje de mano. Si quieren saber exactamente lo que pueden y no pueden llevar y las medidas exactas, revisen este post donde detallo todo eso

 

  • Si deciden rentar auto sin dudarlo háganlo con anticipación, esto principalmente por 2 razones, la primera es que hay buenos descuentos por adelantado y lo segundo es que ese día al llegar las filas personas que querían arrendar no concordaban con la cantidad de autos disponibles y muchos quedaron sencillamente sin auto. En ese sentido ahorré tiempo, dinero y un mal rato.

 

  • Los requisitos para rentar auto incluyen en general ser mayor de edad, tener licencia de conducir vigente y una tarjeta de crédito que puedan usar como garantía. Al recibir el auto no olviden revisarlo bien para que luego no les cobren nada demás.

 

  • Respecto al tipo de auto no se hagan problema, para mí al menos no fue necesario rentar una 4x4, anduve por muchos caminos no asfaltados y no hubo drama, obviamente siempre con precaución. Ideal si el auto no es tan bajo, pero de todos modos con precaución no hay problema. Es útil llevar un cargador de aparatos móviles para el auto.

 

Sábado (día 2):

El plan era salir temprano en búsqueda del desierto florido por lo que a eso de las 8 AM me cargué de energías con el desayuno para salir. Antes de partir camino, paré en Bahía Inglesa a investigar por qué se le sindica como una de las mejores playas de Chile y tuve la suerte de disfrutar de esta playa prácticamente vacía.

Sin duda a ratos el color del mar te hace pensar que estás en el Caribe (hasta que te atreves a meter un pie, por supuesto). Sin duda es un lugar al que pienso volver y creo que esta temporada es ideal para hacerlo, entre agosto y noviembre, antes de que empiece la temporada alta, pero con clima igualmente soleado.

Playa Bahía Inglesa

Alucinante color del agua en Bahía Inglesa

El fenómeno del Desierto Florido se está dando en varias zonas de la región, pero una imagen en particular me hacía ilusión: encontrar las carpetas de flores llamadas “Pata de Guanaco” unas pequeñas flores de un color fucsia intenso.

Tenía referencias de que podía verlas en todo su esplendor a unos 60 kms en dirección contraria a la costa, llegando al cruce a Nantoco pero tomando el camino inverso ruta C-397 que era un camino de tierra de donde era necesario recorrer unos 7 kilometros más o menos hacia adentro. Así que partí hacia allá y bueno, las imágenes hablan por sí solas. Aquí en el mapa les muestro el punto exacto de donde les hablo:

Cruce Nantoco y zona de avistamiento de carpetas de flores “pata de guanaco”

 

Junto con las flores podrán ver gran cantidad de lagartijas, vaquitas del desierto y lo que más llamó mi atención sin duda, ver que entre las flores hay gran cantidad de conchitas de caracoles de mar, ¡a 60 kilómetros de la costa! Lo que sin duda nos hace darnos cuenta lo mucho que ha cambiado la geografía del lugar con el paso de los años.

 

Flores y más flores

Entre las especies que florecen durante el fenómeno y que logré ver se cuentan:

Campanilla / Suspiros del campo / Flor del Jote (abajo pueden ver las caracolas de mar)

 

Coronas de fraile / Pata de Guanaco

 

Luego de disfrutar este lugar un buen rato, llenándome de esa energía poderosa de la naturaleza y aprovechando de tomar buenas fotografías partí rumbo a mi segundo alojamiento en la ciudad de Copiapó. Aquí descansar, comer y cargar pilas para el día siguiente.

Recomendaciones día 2:

  • Respeten los senderos, al acercarse a las zonas donde el desierto florido está alcanzando su peak, respeten los senderos y no pisen por ningún motivo las flores para no entorpecer su desarrollo ni el de sus semillas para una próxima floración. Dejen el auto donde están las huellas.

 

  • No olviden el bloqueador solar, en el norte de Chile el sol pega y fuerte, más cuando estás disfrutando de la naturaleza. Usen bloqueador solar.

 

  • Si, como yo, son propensos a ser carnada de insectos, usen algún repelente ojalá biodegradable. Verán que junto con las flores se desarrollan gran cantidad de insectos en este ecosistema estacional (sí, algo me picó, no tengo idea qué).

 

  • Si consumen algún alimento llévense su basura y por ningún motivo dejen tiradas en el lugar colillas de cigarro. Ayudemos a que este lugar se mantenga libre de los desastres que provoca el hombre.

 

Domingo (día 3)

Con la satisfacción de haber visto lo que pensaba era lo mejor del desierto florido, quise dedicar este último día a conocer otro de los puntos de interés de la región. La playa “La Virgen” otra de las sindicadas como de las mejores de Chile, por lo que luego de desayunar me dispuse a conducir hacia la zona.

Playa la Virgen

Playa la Virgen, vista desde arriba

 

Había oído que en los caminos costeros de la región de Atacama también se estaba desarrollando el fenómeno del Desierto Florido, pero no puse demasiada atención. Cuál fue mi sorpresa que en el camino hacia “Playa la Virgen” y desde ahí hacia Puerto Viejo me encontré con los paisajes que les muestro a continuación, nuevamente la naturaleza dejándome sin palabras.

 

Desierto florido entre Playa la Virgen y Puerto Viejo

 

Desde playa La Virgen, el cuidador de la entrada nos dijo que siguiéramos una huella de camino que llevaba hasta Puerto Viejo y en ese trayecto tomé las imágenes superiores. Este camino se toma saliendo del estacionamiento de la playa inmediatamente a la izquierda y hay que seguir precarias señalizaciones en las piedras, pero la huella está bien demarcada y el camino no es de gran dificultad.

Al llegar a Puerto Viejo, cometí el error de tomar el camino que en el mapa de abajo verán como C-302, no hay ninguna advertencia de que este camino mas adelante está cortado por el aluvión de marzo, por lo que me tuve que devolver. Tuve que tomar nuevamente C-358, luego devolverme por C-324 y tomar C-318 hacia Bahía Inglesa.

Verán gran cantidad de flores tanto camino a playa “La Virgen” hasta Puerto Viejo. C-302 está cortado, el cruce es por C-318

 

Ya con la satisfacción de haber llenado mis sentidos de estos estímulos visuales, decidí ir a probar la comida del mar por la que se conoce la zona, volví a Bahía Inglesa a relajarme en uno de los restaurantes de la orilla del mar. Particularmente en uno ofrecían ostiones vivos, que es el marisco insigne de la zona y pues había que probarlos.

 

Ostiones, vivos / para comer crudos con limón / o a la parmesana con queso y vino blanco

Luego de comer, tomé la ruta hacia el aeropuerto que estaba a unos 20 minutos, devolví el auto en los corrales del mismo aeropuerto y esperé mi vuelo de vuelta a Santiago a las 18:30 hrs. Con la felicidad de haberme desconectado de la rutina, de haber estado ante un fenómeno natural único y comprobando una vez más que Chile tiene muchísimo que ofrecer.

Recomendaciones día 3:

  • Devuelvan el auto con la gasolina a tope, lo devolví con apenas una rayita menos y me cobraron desproporcionadamente por esta falta.

 

  • Aprovechen de probar la comida local, los Ostiones son los mariscos por excelencia de la zona. Si no les gustan crudos, sin duda vale la pena comerlos parmesanos, con queso y vino blanco.

 

Espero que este artículo les ayude a organizarse y darse cuenta que aún con poco tiempo podemos disfrutar de las maravillas de Chile y de este fenómeno, que este año se está dejando ver de espectacular manera! ¿te animas a conocerlo?

Seguro de viaje: Cómo elegir el ideal para tí

Seguro de viaje: Cómo elegir el ideal para tí

Una pregunta frecuente de los viajeros es cómo elegir seguro de viaje y si este es obligatorio o no. En mis años como viajera he tenido que hacer uso del seguro en 2 oportunidades. La primera por una intoxicación alimentaria con fiebre de 40 grados en Cuzco, Perú y la segunda luego de un ataque de mosquitos hambrientos, que se burlaron de mi repelente y por los que terminé con una reacción alérgica de proporciones bíblicas en Jamaica.

Estoy segura que todos estos medicamentos más las inyecciones para la reacción alérgica en Jamaica no me hubieran salido para nada baratos

En mi último viaje hace una par de semanas a Cuba, lo utilizamos también cuando la amiga con la que viajaba enfermó. Así que tengo experiencia con el uso de estos y con los errores frecuentes que podemos cometer con ellos.

Veamos entonces en qué debes fijarte para elegir bien y hacer uso correcto de tu seguro:

1) ¿Seguro de viaje o asistencia en viaje?: ¿sabías que hay diferencia entre estos dos conceptos? Si bien ambos suelen cubrir los mismo acontecimientos, tales como asistencia médica de urgencia, repatriación por fallecimiento, hospitalización y hasta robos o pérdida del equipaje, el seguro de viaje suele ser contra reembolso y la asistencia en viaje te permite obtener ayuda inmediata, orientación sobre a donde ir y cómo proceder en caso de urgencia.

Mi recomendación es inclinarse por lo segundo, imagínense estar en un país como EEUU donde los servicios médicos son de costo elevadísimos y tener que pagar con de su bolsillo, contra reembolso de su seguro cuando lleguen de vuelta a casa. Quedas literalmente sin dinero y probablemente sin cupo en tu tarjeta de crédito, por eso es mucho mejor que te asistan de inmediato sin que tengas que pagar nada. Puedes leer más sobre las diferencias  en este link.

2) Exigencias del país de destino: si bien la mayoría de los países no lo exigen para quienes viajan en calidad de turistas, hay algunos donde te lo exigirán al entrar al país como requisito y de no tenerlo pueden negarte la entrada. Si tu viaje es en modo “work and holiday” o por alguna beca de estudio o trabajo, lo más probable es que te lo exijan. Veamos primero los países que lo exigen si vas como turista:

  • Países del espacio Schengen: Si viajas a Europa, a países que pertenecen al espacio Schengen, es indispensable que tengas seguro o asistencia en viaje con características específicas: monto mínimo asegurado de 30 mil euros, que sea válido por el tiempo que permanezcas en esos países y que cubra atención de urgencia. hospitalización y repatriación por emergencia o fallecimiento. Yo tomé un seguro de asistencia a través de mi banco para mi viaje a Europa el 2014 que me cubre todo el año y que finalmente uso de forma permanente y cubría todo lo antes descrito.

 

  • Cuba: también lo exige y si bien no exige un monto mínimo, les recomiendo  fijarse que cumpla con los requisitos mínimos antes mencionados y que funcione las 24 horas. Si como yo, cuentan con un seguro de viaje de año corrido, fíjense que cubra Cuba. Poco antes de mi viaje a ese país, caí en cuenta que mi seguro decía “cobertura en todo el mundo menos Cuba” (y un par de países más) por lo que debí tomar uno por los días de mi viaje.

 

  • Rusia y Bielorrusia: atentos los viajeros que quieren ir al mundial porque este país exige que cuenten con seguro o asistencia. Para viajar deberán tramitar visa de turista  y contar con un seguro que especifique que cubre los días que estarán allá y debe contemplar servicios médicos y repatriación. En el caso de Bielorrusia el monto mínimo asegurado son 10.000 euros y debe estar explicitado que incluye este país en la cobertura.

 

  • Argelia e Irán: también exigen seguro por los días exactos del viaje y visado. En Irán la visa de turista puede tramitarse en la frontera “on arrival” pero suele demorar horas en aprobarse, por lo que es recomendable sacarla en su país de origen. No exigen monto mínimo pero si que el seguro cubra los días que estarán allí.

 

Si viajas por trabajo o estudios infórmate directamente en los programas para los que estás aplicando de las exigencias de seguro del país de destino. En los casos de “work and holiday” los países que exigen seguro son Australia, Nueva Zelanda, China, Japón, Canadá, entre otros.

3) Actividades cubiertas: ojo a la letra chica de cada tipo de seguro o asistencia. Si eres un amante de los deportes extremos, asegúrate de que tu seguro cubra eventos relacionados con la práctica de este tipo de deportes. Si viajas a zonas donde las comunicaciones pueden ser complejas, puedes investigar de antemano cuáles son los centros de salud en convenio para dirigirte en forma directa y desde el mismo lugar comunicarte con la aseguradora. Lee tu poliza y fíjate si cubre pérdida de equipaje o robo, todos estos detalles pueden hacer la diferencia.

4) Forma de uso: ya les hablé sobre el uso contra reembolso o de asistencia inmediata. Sin embargo hay un par de cosas que me han ocurrido y es bueno que las sepan a la hora de usar su seguro de viaje, para que pierdan menos tiempo. En Cuba para hacer uso del seguro debía llamar al número de asistencia internacional para que me indicaran donde ir y el que salía en la póliza era un número de cobro revertido, ¿el problema? en Cuba no existe llamar por cobro revertido y tuve que comprar una tarjeta de internet, correr a conectarme a un punto específico, buscar otro número al que poder llamar metiéndome a la web y volver corriendo a hacer la llamada. Lleven más de un número y ojalá más de un medio de contacto con su aseguradora (es común que tengan a través de la web un chat que funcione las 24 horas).

El viaje a Cuba no estaba completo sin conocer los servicios médicos y dar un paseo en ambulancia, no?

Por último una reflexión personal, siempre cuando viajamos queremos ahorrar tanto como sea posible y por eso muchas veces obviamos el seguro o la asistencia en viaje. Es cierto que las probabilidades de que te pase algo son súper bajas (yo de 100 viajes lo he usado 2 veces), pero si tienes la mala suerte de que te ocurra, créeme que vas a querer estar cubierto. No solo te aseguras la atención médica y no quedar en bancarrota en un país ajeno, sino que además te aseguras que la atención cumpla cierto estándar mínimo de calidad y no terminen en un servicio de salud más insalubre que el problema mismo.

Espero haberles ayudado a decidir lo que es mejor para cada uno, según el viaje que piensan realizar ¿Han tenido que hacer uso de su seguro de viaje? Cuéntenme su experiencia!

Aerolíneas low cost en Chile: todo lo que debes saber

Aerolíneas low cost en Chile: todo lo que debes saber

La irrupción de las aerolíneas low cost y ahora ultra low cost en Chile ya es una realidad y es un hecho que a quienes disfrutamos de viajar nos tiene muy felices. ¿pero cuáles son las ventajas de este modelo y cómo podemos aprovecharlas los viajeros?

He leído mucho estos últimos días en redes sociales a gente que se siente estafada, que no entiende cómo es posible que cobren por llevar una maleta si van de viaje o que por qué no pueden ahora elegir su asiento si antes lo podían hacer y claro, son los costos de adaptarnos a este nuevo modelo, pero a decir verdad, si esto va a permitir que muchos más chilenos puedan subirse a un avión, creo que vale la pena.

Aún recuerdo cuando era chica, años 80 o 90 que quienes tenían el “privilegio” de subirse a una avión eran gente de plata y era impensado que la mayoría pudiera hacerlo, porque los pasajes eran realmente impagables. En mi caso no fue hasta grande que pude subirme a uno y me hace bastante ilusión que mucha más gente pueda viajar, por los motivos que sean.

Para empezar definiré los vuelos low cost como aquellos donde pagaremos exactamente por lo que vamos a usar y por lo tanto cada cosa extra irá sumando al valor final de nuestro pasaje. Es como tener una tarifa base a la que, si le sumamos por ejemplo agregar equipaje de bodega, comidas o selección del asiento, el costo irá subiendo.

En Chile actualmente hay 3 aerolíneas implementando este modelo:

1) Sky Airlines: que implementó el modelo low cost a partir del 16 de marzo de 2017, bajo el slogan “la nueva forma de volar”. Su tarifa más baja es la Tarifa Light, sobre la cuál pueden agregar otras comodidades y una Tarifa Plus, que es más completa. Para ver y comparar sus pasajes pueden entrar aquí.

2) LATAM: Sin ser una aerolínea low cost implementó su Tarifa Light, donde adaptó la modalidad low cost para vuelos domésticos a partir del 20 de mayo del mismo año. Pueden revisar sus pasajes aquí.

3) Jetsmart: la recién estrenada línea aérea que aterrizó con una agresiva campaña de marketing de 30 mil pasaje a luca,  debutó el martes 25 de julio de 2017 con su primer vuelo Santiago – Calama y  promete ser “ultra low cost”. Ya cuenta con 6 destinos desde Santiago implementándose de forma progresiva y otro par de vuelos entre regiones. Su tarifa más baja es la Tarifa Smart y todos sus aviones son nuevos. Para conocer más sobre su tarifa y pasajes puedes entrar aquí.

Pero ¿Qué incluyen estas aerolíneas low cost en su tarifa más baja? para aclararlo les hice el siguiente cuadro:

Comparación de las tarifas más bajas de las aerolíneas low cost, – lo que incluyen y lo que no. El artículo personal corresponde a una cartera, bolso de laptop o bolso de bebé.

 

En particular Jetsmart les mostrará por ejemplo distintas tarifas respecto a elegir su asiento o agregar equipaje, que irán subiendo conforme se acerca la fecha del vuelo. Será más barato agregar estos ítems al comprar el pasaje, que al hacer el check in y más caro ya el mismo día del vuelo en el mostrador.

Entonces ¿Cómo podemos aprovechar lo mejor de esta modalidad de vuelos, sin pagar demás? lo esencial será estar bien informados al momento de comprar nuestros pasajes y para eso les mostraré los factores que son determinantes a la hora de pagar la tarifa más baja:

1) Anticipación: la anticipación siempre, SIEMPRE es clave. Lamentablemente no siempre podemos comprar con la anticipación que quisiéramos, pero de ser posible háganlo y se ahorrarán buena plata. Aquí les dejo un ejemplo de la diferencia de precio comprando para 2 semanas más y para 4 meses más. Veo mucha gente quejarse de que las tarifas son falsas, pero la realidad es que cuando tiran promociones, son por un número de asientos, a medida que se van vendiendo van subiendo, por eso la anticipación es clave y si tiran promociones la clave es comprar en las primeras horas.

Comparación precio de pasajes en una de las aerolíneas, con 4 meses de diferencia, 16 mil pesos de ahorro

 

2) Equipaje: yo ya me acostumbré a viajar sólo con equipaje de cabina y esto tiene varias ventajas. Primero que te ahorras la fila para facturar equipaje de bodega y con tu check in en mano puedes pasar directo al control de seguridad para ir a esperar tu vuelo. Además al llegar a tu destino te ahorras estar parado en la cinta esperando tu maleta. Segundo porque te acostumbras a llevar sólo lo que usas y dejas en casa los “por si acaso”.

Lo importante aquí será tener bien claro lo que no puedes llevar en la cabina, de acuerdo a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC)  está prohibido llevar: explosivos, armas, objetos cortopunzantes, aerosoles, encendedores, fósforos, paraguas y líquidos en envases que sobrepasen los 100 ml (deben disponerse los envases en una bolsa tipo ziploc) entre otras cosas. El listado completo pueden revisarlo en la página de la DGAC.

otro punto importante sobre el equipaje, no se pasen de las medidas y pesos estipulados por cada aerolínea, un par de centímetros o kilos extra les pueden significar pagos demás, para las aerolíneas low cost el negocio está en tratar de cobrar los extras y por esto mismo suelen ser rigurosos con las medidas. Todas las medidas incluyen bolsillos, ruedas y tiradores.

3) asientos: Otro extra es la selección de asientos. He leído también a gente que piensa que como no pudo elegir su asiento se va a quedar abajo. El comprar la tarifa más baja implica que la aerolínea les va a asignar el asiento de forma aleatoria y no lo podrán elegir, pero el asiento está.

Este es el punto más difícil para mí, porque tengo las piernas largas y sufro con el espacio de los asientos, pero como los vuelos domésticos son cortos, me aguanto en pro de ahorrarme unas lucas.

Para personas viajando juntas, cuando se compran 2 pasajes a la vez el sistema intenta poner a las 2 personas juntas, pero esto no está asegurado, para quienes es crucial viajar juntos, es mejor pagar el extra.

4) Comidas: no están incluidas, por lo general este tipo de aerolíneas cuentan con una carta desde la cual pueden comprar ciertos alimentos y bebidas a disposición. LATAM por ejemplo debutó con el llamado “mercadito LATAM” con opciones de comidas de pago. Si no quieren gastar la opción es que se lleven su snack y por ser vuelos nacionales no debería haber restricciones respecto a lo que lleven de comer. Respecto a las bebidas recuerden que en el equipaje de mano no pueden llevar más de 100 ml de líquidos.

5) Check in: Tanto LATAM como Sky tienen check in desde 48 horas antes del vuelo. Jetsmart permite hacer el check in desde 72 horas antes. Es de suma importancia que tengan el comprobante de su check in ya sea impreso o en versión digital (si la aerolínea lo permite). Este es otro detalle que puede hacer subir sus costos. Jetsmart cobra $2000 por la impresión del check in y aunque no estoy de acuerdo con que cobren por un pedazo de papel, esto se ha masificado en las aerolíneas low cost del mundo, donde algunas cobran precios irrisorios por la impresión de este documento. Así que a ser precavidos e imprimir el dichoso papel.

6) Cambios y devoluciones: Por lo general no permiten cambios o hay una penalidad por hacer el cambio, además de que te harán pagar la diferencia con el costo del nuevo pasaje. A fijarse bien en todas las condiciones a la hora de comprar, en el caso de Sky por ejemplo el cambio de fechas cuesta $15.000 pesos por tramo, más la diferencia del pasaje.

Espero haberles ayudado para que puedan sacarle el máximo provecho a esta nueva modalidad. Creo que nos servirá para aprender a viajar más livianos al mismo tiempo que ahorramos recorriendo nuestro país y con el tiempo a otras rutas fuera de Chile (Sky ya tiene rutas hacia Argentina, Perú y Uruguay con el mismo modelo y Jetsmart pretende incorporar rutas durante 2018).  Anteriormente  escribí sobre las ventajas y desventajas de volar en low cost, según mi experiencia en otros lugares, que les puede ayudar a decidir si esta modalidad es para ustedes ¿ya probaste este tipo de vuelos? Cuéntame tu experiencia!

 

10 cosas que ver y hacer en La Habana

10 cosas que ver y hacer en La Habana

La Habana es un destino que me fascinó a poco de poner un pie en la ciudad. Dicen que es una ciudad que amas o que odias y definitivamente para mi fue lo primero. Es una ciudad con un ritmo empalagoso, apasionada, llena de contrastes que la hacen aún más enigmática, llena de vida en cada esquina, de colores, de música.

Sin duda mucho más que todo me cautivó su gente, sentarme a conversar por horas y ver cómo los cubanos se apasionan con los temas de conversación, sus convicciones y el hambre de saber cómo somos y vivimos los que estamos fuera de la isla. Les comparto lo que no se pueden perder, si visitan la ciudad:

1) Visitar la plaza de la revolución: Ubicada en la zona de Vedado, es una de las plazas más grandes del mundo con cerca de 72 mil metros cuadrados. Aquí es donde Fidel daba sus multitudinarios discursos y en sus flancos verán importantes edificios de gobierno. Destacan el  Ministerio del Interior con un gran mural del Che Guevara y el Banco Metropolitano, con un mural mucho más reciente del año 2005 de Camilo Cienfuegos.

Frente a ellos, a una distancia considerable, se alza imponente el monumento a José Martí, una torre de más de 110 metros de alto, que de verdad me dejó sin palabras por la perfección de sus detalles. Esta torre tiene un mirador y también un museo sobre su vida y obra. Subir al mirador tiene una valor de 3 CUC y el mirador más el museo 5 CUC.  Tras el monumento verán el Palacio de la Revolución.

Este lugar me dejó sin palabras, la carga histórica que tiene es tremenda y se siente. Les recomiendo visitarla en horarios donde el sol no sea tan implacable. Yo fui a eso del medio día y no hay un milímetro de sombra donde protegerse.

Plaza de la Revolución

Sin palabras – Plaza de la Revolución – desde el monumento a José Martí

2) Comprar artesanías en el mercado de San José: El mercado de San José en La Habana, es desde el año 2009 un centro cultural y mercado de artesanías, luego de ser por años un lugar destinado a bodegaje de café, azúcar, aguardiente y otros exportables por su proximidad con el puerto. Se encuentra ubicado en el último segmento de la Avenida del Puerto, con muy lindas vistas a la bahía.

En este mercado me maravillaron sobre todo las pinturas, aquí encontrarán pinturas de todos los estilos y podrán conversar con los pintores in situ. Los precios son bajísimos para la cantidad de detalle y hay obras de gran formato. Podrán encontrar además todo tipo de artesanías y souvenirs, donde destacan los clásicos imanes de refrigerador a 2x1 CUC o 12x5 CUC.

Un dato importante si compran pinturas es que soliciten la boleta o recibo de la compra, con esto quedarán exentos del pago de impuesto a la salida del país, yo tuve que pagarlo por desconocimiento y aunque no es mucho (3 CUC), pude habérmelo ahorrado de haber sabido esto.

Artesanías mercado de San José

3) Pasear por el malecón de La Habana: este paseo costero de 8 kilómetros de extensión es un lugar ideal para pasear relajadamente, disfrutando la música de trovadores callejeros, mirando cómo los cubanos se juntan a compartir o cómo otros se disponen a pescar. Ideal para caminarlo por la tarde y empaparse de la vibra de la ciudad, mientras disfrutas la brisa del mar.

Malecón al atardecer – vista desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

4) Ir a la ceremonia del cañonazo de las 9: todas la noches, a las 9 de la noche, en la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, se celebra la ceremonia del cañonazo de las 9, donde se rememora, con trajes a la usanza de la época, el disparo de cañón que en la época colonial, anunciaba el cierre de las murallas que rodeaban la ciudad para protegerla de corsarios y piratas durante la noche. Se utiliza una bala de salva para estos fines y desde temprano en el sector pueden encontrar variadas artesanías e incluso un lugar para comer.

La fortaleza es muy bonita, pero como buena cazadora de atardeceres que soy, me impactó mucho más que el cañonazo, ver el atardecer desde este lugar y la hermosa vista del malecón desde el morro. Es un punto perfecto para fotografiar la ciudad.

Fortaleza de san Carlos de la Cabaña

5) Tomar un mojito en la bodeguita del medio y un daiquirí en el Floridita: ambos bares popularizados por Ernest Hemingway, quien tomaba precisamente estos tragos allí. Prepárense para hacer largas filas porque estos lugares nunca están vacíos, sin embargo son parte de la cultura popular y vale la pena ver de qué se tratan. Comer en la “Bodeguita del Medio” sin embargo no me pareció tan bueno, la comida es más sabrosa en otros lugares.

La “Bodeguita del Medio” se llena, hay que armarse de paciencia para entrar

6) Recorrer las plazas de la Habana vieja y perderse por sus callejones: La Habana fue declarada patrimonio de la humanidad en el año 1982 y no es de extrañar, porque está llena de construcciones y plazas dignas de ser admiradas, que nos mantienen pensando que la ciudad se detuvo en el tiempo. Existen 4 plazas principales, todas distintas una de otra, que pueden unir caminando y luego darse el tiempo para perderse por sus calles.

Yo empecé por la Plaza de Armas, siguiendo por la Plaza de San Francisco, polo comercial en la época colonial, por su cercanía con el puerto, aquí verán la imponente iglesia de San Francisco de Asís. La Plaza Vieja tiene un estilo colonial muy español que incluso recuerda levemente a la Plaza Mayor de Madrid. Aquí encontrarán numerosos cafés y cervecerías para refrescarse del calor que azota la ciudad. Para terminar, la Plaza de La Catedral es un imperdible, sobretodo si tienen ocasión de pasar por aquí de noche. La iluminación le da un toque muy especial a esta iglesia de torres asimétricas y calles adoquinadas.

A pocos pasos de ahí encontrarán la “Bodeguita del Medio”. Piérdanse por las sus calles, encontrarán muchos tesoros dignos de ser retratados y admirados. En calle Mercaderes hay una plaza pequeñita donde está el museo de Simón Bolívar, con una estatua de bronce y un hermoso mural de fondo. Encontrarán muchísimos restaurantes con sus mesas fuera para tomar una cerveza por 1,5 CUC o comer algo también a muy buen precio, mientras se deleitan escuchando músicos tocando salsa en cada esquina, en cada rincón y gente bailando en las calles.

Plaza de la catedral y Plaza de San Francisco

Plaza vieja – La Habana

7) Tomar un coco taxi: toda una aventura sin duda desplazarse en estos populares moto taxis con forma de coco por la ciudad de La Habana, tomé uno desde la Plaza de la Revolución hasta el Mercado de San José por 10 CUC y creo que es una experiencia que hay que probar. Ellos tienen taxímetro, pero aún así pregunten de antemano un valor aproximado para que no se lleven sorpresas desagradables.

Moverse en Coco Taxi

8) Ir a un show de salsa: el legado musical cubano es innegable y parte de la herencia cultural de latinoamérica es la salsa. Vale mucho la pena visitar alguno de los tantos shows que se ofrecen y conocer a músicos con larga data e historia en el país. Dentro de los shows que se ofrecen está el popular }2Tropicana”, que se salía de mi presupuesto, bordeando los 100 CUC la entrada, un show de “Buena Vista Social Club” con un valor similar y el de “Los Legendarios del Guajirito”, que agrupa artistas de varias grupos populares de salsa y rescata lo más clásico de esta rama musical cubana. Este último lo fui a ver e incluía una cena de 3 platos muy sabrosa y 3 bebidas o tragos por 54 CUC, muy recomendable.

“Legendarios del Guajirito”

9) Probar la gastronomía local: me enamoré de la ropa vieja acompañada de moros y cristianos ¡qué comida tan sabrosa! es el plato más tradicional, que involucra carne de res deshebrada y muy jugosa, preparada con variadas especias, que se acompaña de este arroz blanco con frijol negro que termina siendo su perfecto complemento. Si se mueven luego hacia los cayos, les recomiendo probar la gran variedad de pescados disponibles y como no, la langosta, esta delicia que el caribe nos pone a disposición.  

Ropa Vieja con Moros y Cristianos – Langosta

10) Compartir con los cubanos: la gente en Cuba es muy cariñosa, apasionada en sus debates y tiene una forma muy particular de ver la vida. Durante este viaje tuve una conversación con un chofer de “guagua” que cambió mucho mi forma de ver las cosas, respecto a cómo nos ven a los sudamericanos desde afuera, les compartiré estas reflexiones en otro post. Compartan con la gente en los bares, conversen con los choferes de transporte, empápense de la cultura local, déjense seducir por la forma de ser de los cubanos y verán a qué me refiero cuando digo que gran parte del patrimonio de este país es su gente.

Sin duda me llevé muchas sorpresas en La Habana y espero que estas lista de actividades les sirva para recorrer y comprender esta ciudad de tantos contrastes, que tiene tanto para entregar. ¿Y tú ya la visitaste? ¡cuéntame tus impresiones!

 

San Blas, Panamá: Todo lo que debes saber

San Blas, Panamá: Todo lo que debes saber

Ya en un post anterior les conté las 10 razones por las que me enamoré de San Blas, así que aquí está lo que les debo, todo lo que necesitan saber para llegar hasta aquí.

Soy una enamorada del mar, siento que el mar es vida, es transformación, que energéticamente es un purificador natural y me llena de paz. Es por esto que en mis arrancadas suele haber playas, pero estoy siempre buscando esas playas poco conocidas, más conservadas, menos explotadas turísticamente y San Blas encaja perfecto con este concepto.

¿Cómo llegar a San Blas?

Para llegar al archipiélago de  San Blas lo primero que debes hacer es llegar al puerto de Cartí, desde Ciudad de Panamá, en el mapa lo verás a unos 80 kms, pero por las características del camino háganse la idea de que la llegada no será rápida ni fácil. Es imprescindible llegar al lugar en 4x4 pues si bien la primera parte de la carretera es un corredor bien asfaltado y moderno, el último tramo es de subidas y bajadas empinadísimas con curvas y contracurvas muy cerradas, sólo aptas para este tipo de vehículos y con conductores experimentados que conozcan la zona. Hay innumerable cantidad de tours que ofrecen este transporte. Si se marean con facilidad recomiendo llevar algo para el mareo y una bolsa nunca está demás… unos chicos que iban en nuestro jeep la necesitaron y mucho. El valor de este viaje en 4x4 es de 50 a 60 usd.

Cómo llegar a San Blas desde Ciudad de Panamá

En el último tramo del trayecto hay un paso fronterizo que es la puerta de entrada a la reserva indígena de la comarca Guna Yala, por tanto les serán requeridos sus pasaportes, aquí  se pagarán 20 dólares de entrada a turistas extranjeros y 5 a locales.

Punto fronterizo de entrada a la comarca Guna Yala

El puerto de Cartí es bastante rústico, verán mucho movimiento y desde aquí en adelante todas las actividades en las islas están comandadas por los Gunas, quienes son dueños de las islas. Esto es precisamente lo que más me gustó, ya que ha permitido la  conservación del archipiélago y el hecho de que no puedan entrar las cadenas hoteleras a destruir las islas y su biodiversidad. En Cartí nuevamente tendrán que pagar, esta vez un impuesto a la comarca indígena que 2 usd por persona.

Puerto de Cartí, no se preocupen es sólo la entrada al paraíso

Desde Cartí no alcanzarán a ver las islas de San Blas, porque están a unos 40 minutos en lancha desde el puerto y les prometo que ni adivinan lo hermoso que puede llegar a ser. El puerto se ve sucio y el agua se ve café. Las lanchas tienen techo y el uso de salvavidas es obligatorio. Si bien son seguras, este trayecto de mínimo 40 minutos puede tornarse un poco pesado de acuerdo al oleaje. La lancha que abordé pasó a poner gasolina a una improvisada gasolinera de lanchas, no quise ni pensar lo que podía pasar si alguien prendía un cerillo!

¿Ir por el día o quedarse?

Si van por el día: a las islas de San Blas, pueden contratar el servicio con alguna de las múltiples compañías que ofrecen tours, si bien esto les permite hacerse una idea del lugar, les aseguro que quedarán con gusto a poco…son casi 5 horas de ida, 5 de vuelta, es demasiado poquito el tiempo para disfrutar este lugar y los tours los llevarán a las islas que están más desarrolladas y por tanto más llenas de turistas. Ahora si no dispones de más tiempo, sin duda es preferible esto, a nada. Los tour parten desde los hoteles a eso de las 4 a 5 AM,La mayoría de los tour bordea los 120 usd e incluyen comida.

Si lo que quieren es quedarse las alternativas son tres:

1) Acampar en alguna de las islas: para esto es necesario que lleven su equipo y dependiendo de la isla pagarán alrededor de 8 a 10 usd por día, por poner su carpa. Cada isla tiene tarifas distintas y esto dependerá de a qué familia Guna pertenece la isla. Por favor, si escogen esta opción, sean responsables con la basura que generen y llévense sus desechos de vuelta, cuidemos entre todos este paraíso . Para moverse entre una isla y otra a conocer, pueden tomar lanchas o cayucos de los Guna, de modo que puedan conocer más.

2) Arrendar una choza o cabaña: En algunas de las islas los Guna han construido acomodaciones básicas, rústicas, con baño comunitario o en algunos casos privado, la mayoría con piso de tierra y techo de paja, pero absolutamente frente al mar, algunas incluso tienen una escalera para llegar a él directamente. Los precios varían y no son demasiadas las cabañas disponibles, por lo que si esta opción se les hace atractiva, recomiendo que reserven con tiempo. Pueden encontrar precios y hacer sus reservas a través de Booking, verán precios desde 80 hasta 300 usd.

Cabañas rústicas sobre el mar

3) Rentar un cuarto en un catamarán o velero: entre mucho buscar opciones me encontré con Sailing Life Experience, que ofrece rentar una cabina o camarote, con todas las comidas incluidas, en el catamarán o velero de algún viajero que esté parando en San Blas. Si bien no es la opción más económica, me pareció una idea y una experiencia increíble. En esta opción además de tener las comidas incluidas, estarán compartiendo con la tripulación y tendrán la oportunidad de ir navegando por tantas islas como quieran conocer, a su ritmo, según los días que decidan quedarse. Un verdadero sueño.

Hay múltiples embarcaciones que rentan cuartos a viajeros

Hay barcos con varias cabinas y barcos privados, todo dependerá de su presupuesto, los valores por día por persona, con pensión completa oscilan entre 150 y 300 usd. El sitio web es administrado por Marina, una chica española que tiene una sensibilidad especial para encontrar el barco perfecto para cada viajero, muy responsable, se preocupó de todo hasta que llegamos a nuestro barco.

Lo que más me gustó de esta última opción como viajera, fue conocer la forma de vida de estos tripulantes, a veces solitarios, a veces parejas, a veces familias incluso con niños, que han adoptado esta forma de vida  y se van moviendo por el mundo a su antojo, cruzando mares y océanos y viviendo la vida del mar. Me encantó contagiarme un poco con esa vibra, con esa forma de vida relajada, con un ritmo distinto, de comer lo que el mar te ofrece e ir viviendo el día, sin stress ni la locura de vivir en una gran ciudad. Un agradecimiento especial a Daniel y Drika, quienes nos recibieron en el Catamarán Sur, fue un tremendo gusto compartir un poquito de la vida con Ustedes, buenos vientos y buena mar!

Como pueden ver hay opciones para todos los gustos y bolsillos, podrán ver en las fotos que es un lugar del que no dan ganas de irse, un paraíso al que volvería una y otra vez… ¿ya conociste este lugar? déjame tus impresiones!

Viajeros y comercio justo: cuando regatear no es cool

Viajeros y comercio justo: cuando regatear no es cool

Hay un par de situaciones que me han llevado a escribir este artículo sobre comercio justo, no en sus sentido estricto, si no en nuestra responsabilidad y empatía como viajeros con las comunidades que visitamos. Si bien ahorrar mientras viajamos siempre es un tema importante, no debemos perder de vista, que muchas veces la gente que nos vende algún producto o servicio lo hace para sobrevivir.

Es cierto que hay países donde los comerciantes están esperando que los viajeros/turistas regateen los precios, donde incluso incitan a esta práctica y en tantos otros se aprovechan de los turistas, no poniendo los precios de los productos y manejando un precio para turistas latinos y otro más alto para europeos y norteamericanos. Esto lo viví en México y Colombia y he sido testigo de los precios desmedidos aquí en Chile en ferias artesanales, cuando quien les pregunta tiene acento extranjero, lamentablemente.

Pero lo que me produce molestia y el motivo de este post es otro. Creo que como viajeros tenemos que ser responsables y valorar el trabajo y el comercio justo. Ya en tres oportunidades he visto situaciones que me rompen el corazón, por la falta de empatía de los viajeros.

La primera cerca del cementerio de trenes en Uyuni, Bolivia. Tres turistas de habla inglesa, intentaban comprar unos trabajos tejidos en telar por mujeres que, a simple vista, se veían muy pobres. Sus nietos correteaban alrededor sin zapatos. Este tipo de trabajos ya los venden a un precio muy barato, aún cuando son muy trabajosos de hacer, sin embargo a ellos no les importaba nada, querían pagar la mitad.

La segunda vez fue en Perú, volviendo a la van de turismo que nos había llevado a Pisac, dentro del recorrido al Valle Sagrado. Se acercaron 2 niños que no tenían más de 6 años, a vendernos unos llaveros con una llama. No alcanzaban a costar un dólar cada uno, pero no, de nuevo un grupo de turistas queriendo que, por llevar 2, les regalaran uno extra. Además de lo mucho que me duele el trabajo infantil, creo que el precio no daba para, además, querer sacar provecho de la situación.

Mujer trabajando a telar – Chinchero – Perú

La tercera instancia fue distinta, estaba en San Blas, Panamá, a bordo de un catamarán, donde estaba alojando para conocer un poco del archipiélago. A lo largo del día pasaban canoas talladas, con indígenas de la comarca Guna Yala, comercializando lo que habían pescado en el día.

Entre ellos pasó una canoa de mujeres Guna vendiendo sus tradicionales “molas”, que son una especie de bordado de telas sobre telas con costuras invisibles, muy trabajosas, que cuentan historias y son muy coloridas.

Cuando se acercaron, la marinera del barco me pregunta si me interesa ver su trabajo, le digo que sí, pensando “esto debe ser carísimo” y mientras las mujeres subían al catamarán la marinera me pregunta “¿hablas inglés?” le respondo que sí y me dice, te hablaré en inglés delante de ellas. Lo primero que pensé es que las mujeres ponían los precios muy altos y que ella me aconsejaría sobre los valores.

Empecé a ver los trabajos y me encantaron! elegí dos molas para convertirlas en cojines y una para traer de regalo, tenía miedo de preguntar los precios, pensaba que cada una debía costar entre 30 y 60 dólares por la cantidad de trabajo que había en ellas! al preguntar una de ellas me contesta que cuestan 6 dólares, pero que me dejan las 3 en 15! No sé qué cara puse, miré a la marinera y me dice en inglés, “ellas son muy pobres, no saben cómo cobrar, si consideras que su trabajo vale más que eso siéntete libre de pagarles un poco más, ellas no se van a ofender”. Me dio mucha tristeza pensar lo mucho que deben aprovecharse de ellas…

Mujeres Guna con sus trajes típicos, mostrando sus molas – Las canoas de los Guna

Muchas veces como viajeros llegamos a mercados donde sabemos que las miniaturas de la Torre Eiffel, o de Chichen Itza son chinas, producidas en serie y que tienen un costo de producción muy bajo y nada de artesanal. Pero si se encuentran en lugares donde con sus propios ojos ven el trabajo de los locales y que claramente su finalidad es poder comer, vestir y educar a sus hijos a partir de eso, por favor valoren esto y paguen lo que corresponde.

No olvidemos que esos países que visitamos y que consideramos “baratos”, la mayoría de las veces lo son también porque no toda su gente vive de la mejor manera, porque hay problema con el acceso a servicios y bienes básicos y el turismo les permite generar los ingresos que necesitan para vivir. Como viajeros seamos un aporte a estos artesanos esforzados, que a través de esto intentan sacar adelante a sus familias.

¿Han vivido alguna situación similar? los invito a opinar sobre el tema en los comentarios 🙂

Pasaporte sin destino

Suscríbete y recibe lo último de Pasaporte sin destino!

Sé el primero en recibir los datos e historias de viaje!

Tu suscripción se ha realizado con éxito!

A %d blogueros les gusta esto: