Impresiones y consejos sobre París: derribando mitos

Impresiones y consejos sobre París: derribando mitos

París, la ciudad de las luces, la que dicen es la más romántica de todas, hay tantos mitos rodeándola que, de algún modo, todos tenemos algún prejuicio sobre ella antes de viajar. Aquí les cuento lo que me pareció cierto y lo que no.

París es una ciudad carísima: efectivamente y de esto te das cuenta antes de llegar, ni bien buscan en booking alojamiento te das cuenta que los precios están por sobre la media de otros países europeos, el consejo es quedarse un poco más lejos del área más turística. Los precios de las entradas a las principales atracciones (Torre Eiffel, Arco del Triunfo, Louvre, Notre Dame, etc) no se quedan atrás pero sí se mantienen en el promedio del resto de Europa. Una buena forma de ahorrar es hacer calzar tu visita con el día que la entrada a los museos es gratis, por ejemplo el primer domingo del mes es gratis entrar al Musee D’Orsay y aproveché de entrar sin tener que pagar. En el caso del Louvre es el último domingo del mes pero sólo en determinados meses del año.

Louvre – Realmente vale la pena dedicar un día a visitarlo (y eso que no me matan los museos)

Comer también es caro, esos cafés que solemos ver en las películas para comer un macaron o algo de pastelería tradicional, de ninguno salen pagando menos de 12 euros. ¿Cómo sobrevivir? Los carritos de baguettes que venden en la calle son una muy buena opción, consigues un sandwich bastante grande que puedes dividir en 2 por unos 6 a 8 euros y son bien llenadores. Los supermercados son caros, pero siempre gastarás menos que en un restaurant y el agua para beber, de las fuentes dispuestas para este fin, es riquísima, yo andaba con mi botella y la rellenaba donde hiciera falta (soy delicada de estómago pero de verdad el agua purísima).

¿Quieren comprar souvenirs? Al costado izquierdo de la catedral de Notre Dame, hay varias tiendas de souvenirs, pero una es particularmente barata. Allí encontrarán los típicos llaveros de la Torre Eiffel al precio más bajo que vi en todo el viaje.

Los franceses son unos pesados: falso, escuché mucho esto antes de llegar, que los franceses eran muy pesados, que si no les hablas en su idioma no te contestan, que peor aún si les hablas en inglés, que tienen muy mala voluntad, etc y la verdad es que no me pareció para nada.

Tuvimos que resolver un problema más o menos grave y urgente justo apenas llegamos a Paris, lentes ópticos estropeados, se perdió un tornillo, se salió el cristal y a una cuadra de donde alojábamos entramos a una óptica con el terror a que nos trataran pésimo y nos cobraran carísimo y nada, el chico que atendía, aún cuando no nos entendía mucho los vio, nos dijo vuelvan mañana temprano, volvimos y no sólo los reparó, sino que además los dejó impecables y no quiso cobrarnos un peso, insistió en que no le pagáramos (misma situación en México y nos cobraron bastante caro y aquí en Chile ni hablar de amabilidad).

Comprar las entradas de las atracciones antes de llegar te hará ahorrar muchísimo tiempo: definitivamente cierto. Cuando andamos de eurotrip el tiempo es oro y hacer mínimo 2 horas de cola para entrar a un lugar la verdad pesa. Compren sus entradas con anticipación y cuando digo esto no hablo de una semana antes, compren con tanta anticipación como puedan. Pueden guiarse por el checklist de este post con las consideraciones para tomar antes de viajar. Esto les permitirá visitar los lugares que quieren conocer, a la hora justa e incluso en ocasiones podrán ahorrar algo de dinero por la anticipación. Para la Torre Eiffel les aconsejo verificar a qué hora se pondrá el sol mientras estén allá, así podrán subir de día, tomar sus fotos y luego ver como cambia al anochecer, les prometo que será un espectáculo inolvidable.

Visitar el Arco del Triunfo y la catedral de Notre Dame, gana tiempo comprando tu entrada antes y evita las filas

La Torre Eiffel es un montón de chatarra sin gracia: falso falso falso, bueno esto es bastante personal, pero es algo que también escuché mucho antes de viajar y me pareció absolutamente incorrecto. Además de ser un sitio con mucha historia detrás, debo decir que desde el primer momento en que, caminando por las calles de París me la topé de frente, quedé embobadísima y me pasó un montón de veces.

Admirar la torre de día y caminar a orillas del Senna es toda una experiencia. De noche el juego de luces te deja embobado

París es una ciudad segura: cierto. Me pareció una ciudad segura, pero para esto hay que considerar que conozco Sudamérica casi completa y que desde pequeña aprendí siempre a “andar con cuidado”, nunca descuidar mis pertenencias, no andar con cosas de valor, no dar oportunidad a que te puedan robar en el fondo.

No observé ninguna situación que me pareciera insegura y las precauciones tomadas fueron las ya mencionadas. Caminé por las zonas principales de noche, de pronto por calles solitarias y se respiraba bastante tranquilidad.

Me sentí bastante más insegura días después en Roma por ejemplo, donde si vi varios robos, tanto en el metro como en las zonas turísticas. Así que en términos de seguridad, basta con tomar las precauciones habituales, ya saben “la ocasión hace al ladrón”. Nunca confien en nadie que quiera darles algo “gratis”, ni tampoco se metan en aglomeraciones de gente y en el metro no descuiden sus bolsillos o mejor aún, no tengan cosas de valor en ellos y siempre tengan copia de todos sus documentos. Para más consejos de seguridad pueden visitar el siguiente artículo.

La ciudad es sinónimo de romanticismo: Sí. Esto probablemente como idea preconcebida que nos ha entregado el cine. Pero sí se van a topar con un montón de recién casados tomándose fotos cerca de la torre y más de alguna propuesta de matrimonio durante su recorrido. Original o no, eso ya es harina de otro costal. Romántica creo que puede ser cualquier ciudad dependiendo de la compañía, pero si creo que la atmósfera parisina ayuda bastante.

Resumiendo mi experiencia volvería a París de todas maneras, creo que siempre queda mucho por visitar, les recomiendo caminar mucho, cada calle es una historia que contar. Caminar a orillas del Sena, cruzar el Puente de las Artes, el Louvre que cada vez te va dejando más sin palabras, los artistas callejeros, todo es una tremenda experiencia para los sentidos.



Booking.com

Murano, Burano y Torcello: las joyas escondidas del Venetto

Murano, Burano y Torcello: las joyas escondidas del Venetto

Visité Venecia por pocos días y mi idea era aprovechar al máximo. Bastante había escuchado sobre Murano y sus cristales, sin duda es la más popular de las islas alrededor,, pero también investigando empezaron a aparecer fotos de Burano y sus coloridas casas a orillas del agua. Y no me lo quise perder.

Esta visita pueden hacerla en tan sólo medio día, simplemente toman el vaporetto LN en Fondamente Nuove y en aproximadamente 45 minutos estarán en Murano. Aquí me bajé y recorrí una a una las tiendas de cristales, es increíble el trabajo que hacen con él, las formas que logran, las mezclas de colores, para quedarse embobado mirando las vitrinas.Con un poco de suerte podrán ver a los artistas soplando el cristal en sus talleres.

Cristalerías de Murano

La tiendas en promedio son carísimas, pero si buscan con calma pueden encontrar algunos buenos precios. Yo me traje un pequeño árbol de cristal Murano, que cuidé con mi vida todo el resto del trayecto jaja.

Si además se toman el tiempo de caminar alrededor encontrarán obras de arte escultórico de gran escala dispuestas en algunos rincones, la más conocida de ellas es un gran cometa de cristal azul, ubicado en el campo Santo Stefano y tiene relación con la celebración de luces de navidad que se hace en esta isla, pertenece al artista Simone Cenedese.

Otra de las obras es el “Giardino Italia” un ramillete de flores de cristal que se encuentra en las inmediaciones de calle Briati, camino hacia el embarque al vaporetto. Pero mi favorita por lejos y sin duda es la de dos farolas enamoradas en un callejón.

Esculturas de cristal en distintos puntos de Murano

Tomé nuevamente el Vaporetto donde está el faro de Murano y en menos de 10 minutos ya estaba en Burano y es una verdadera joya, una isla pequeñita y fácil de recorrer, de casas de colores brillantes que se reflejan en sus aguas. Aquí les aconsejo recorrer a sus anchas, Burano destaca por su trabajo de encaje de hilo, un trabajo con muchísimo detalle que realizan las mujeres de la isla y que según me contaban se ha ido perdiendo por el desinterés de las nuevas generaciones.

Burano y sus colores

Pueden visitar el museo del encaje, cuya entrada cuesta aproximadamente 4 euros. Otros puntos de interés son su iglesia, cuyo campanile está torcido y si quieren comer el recomendado es un pequeño restaurante llamado “gato nero”, indispensable reservar pues está continuamente lleno.

Trabajos en encaje de Burano

A 5 minutos de Burano se encuentra la isla de Torcello, esta isla no la visité, pero es una isla abandonada, cuyo principal atractivo es la catedral bizantina que allí se encuentra y que data del año 639 DC. Se que existe un tour que te lleva a estos 3 puntos y que tiene un valor de 20 euros, lo que no es mucho más de lo que pueden gastar en el vaporetto. Sin embargo se me hizo mucho más cómodo poder recorrer a mi tiempo, sin presiones, hasta cansarme de tomar fotos y hasta aburrirme de mirar la belleza de estos lugares 🙂

¿Ya visitaste estos lugares? me encantaría escuchar tu opinión



Booking.com

A %d blogueros les gusta esto: