¿Cómo visitar Torres del Paine y los glaciares en un fin de semana?

¿Cómo visitar Torres del Paine y los glaciares en un fin de semana?

A veces las ganas de viajar son muy fuertes, pero por distintos motivos no podemos dejar todo e irnos, como quisiéramos. Les enseñaré como lo hago, para que la falta de tiempo no sea un impedimento. Aquí les dejo el itinerario que armé, para conocer a grandes rasgos las Torres del Paine y los glaciares, pidiendo sólo 1 día libre!!

Itinerario de mi fin de semana en la Patagonia:

Viernes: volé a Punta Arenas, saliendo 20:55 y llegando a las 00:20. Esto me dió tiempo de salir a hora normal del trabajo y tranquilamente moverme al aeropuerto. Pasé la noche (o lo que quedaba de ella) en Punta Arenas.

Sábado: Había agendado un tour Full day a Torres del Paine, saliendo desde Punta Arenas. Este tour no contempla comidas y son varias las agencias que lo ofrecen. Tiene un valor aproximado de $35.000 pesos chilenos y hay que sumarle la entrada al parque nacional ($6000 para nacionales y $21.000 para extranjeros). No olviden llevar snacks para el camino, yo me llevé unos salvadores sandwich y bastante agua.

Dentro del tour se visitan varias vistas impresionantes del parque nacional, como el salto grande, vista de los cuernos del Paine (no la base de las torres), lago Pehoe y caminata al Lago Grey desde donde se aprecian impresionantes vistas del glaciar del mismo nombre. Aquí te dan el famoso whisky con hielos milenarios (la verdad no me gusta el whisky así que me fue indiferente). Las vistas del parque en la caminata de camino al lago Grey te van dejando cada vez más sin palabras, aquí les comparto algunas fotos que tomé:

Torres del Paine

 

Salto Grande – Torres del Paine

Parque nacional Torres del Paine

 

Glaciar Grey y Lago Grey

 

Glaciar Grey y el Whisky con hielos milenarios

Glaciar Grey y el Whisky con hielos milenarios

 

El tour es apto para todo público pues si bien se requiere caminar, no tiene rutas complicadas. A la vuelta del tour se pasa por la cueva del Milodón, que es otro lugar interesante de visitar.

Dentro de la Cueva del Milodón

 

Existe una segunda opción de tour que contempla únicamente el trekking al mirador base de las Torres (foto de postales bastante habitual, con el lago abajo y las torres de fondo), este lo tengo pendiente y sin duda quiero volver para hacerlo. Son aproximadamente 3 horas de caminata hacia arriba y luego 3 para bajar. Esta opción tiene el mismo valor $35.000 e incluye guía, bastones de trekking y transporte desde y hacia su alojamiento. La empresa que lo hace es Trending Tour Patagonia, yo no lo tomé, pero pueden pedir la información y ver lo comentarios de su fan page para hacerse una idea.

Pedí a la persona que nos hizo el tour que al terminar me dejara en Puerto Natales en vez de Punta Arenas, para al otro día salir temprano a los glaciares. A eso de las 19 horas ya estaba en el hostal. El valor por noche fue de $15.000 por la noche con desayuno incluido, en habitación compartida mixta, en unos domos muy acogedores. Puerto Natales es pequeño y hermoso. Está lleno de restaurantes pequeñitos con buena calefacción en chimeneas a leña, tuve tiempo suficiente para cenar. Si salen por ahí no dejen de tomar una rica cerveza artesanal o un calafate sour, fruto exclusivo de la zona, similar al arándano, pero distinto en sabor.

Domingo:  a eso de las 7 am me dirigí a la agencia que ofrece el tour a los glaciares Balmaceda y Serrano. Este tour no es barato, pero vale muchísimo la pena y la única forma de llegar a estos glaciares es en barco, por lo que las opciones de reducir costos son más limitadas. El valor es de $80.000 por persona.

El tour incluía la navegación, café, un snack a bordo del barco y almuerzo en la hacienda Perales, un lugar mágico con impresionantes vistas donde comí un cordero magallánico muy sabroso. Para llegar al glaciar Balmaceda, luego de bajar del barco hay que caminar por un sendero boscoso realmente hermoso y muy verde. La vista al llegar te deja absolutamente sin palabras. El barco se acerca también al glaciar Serrano en el cuál se puede apreciar el daño del cambio climático por su retroceso y vista de la quebrada y cascada de los Cóndores. Donde es posible apreciar estas gigantescas aves, símbolo de nuestro escudo patrio.

Glaciares Balmaceda y Serrano

Glaciares Balmaceda y Serrano

 

Cascada de Cóndores y texturas del bosque caminando al glaciar Balmaceda

Cascada de Cóndores y texturas del bosque caminando al glaciar Balmaceda

 

Hacienda Perales, de fondo el barco que nos llevó a los glaciares y las vistas desde la hacienda

 

Este tour terminó a eso de las 6 pm y partí a tomar un bus previamente reservado desde Puerto Natales hasta Punta Arenas para pasar allí la noche. (Buses Fernández).

Lunes: para aprovechar el finde al máximo visité durante la mañana las pingüineras y algunos otros hitos de la ciudad de Punta Arenas: el monumento al ovejero, el cementerio municipal que dicen es uno de los más lindos del mundo y la plaza, donde está el indio patagón cuyo pie hay que besar para volver a la ciudad (ya veremos, ya veremos, les cuento si se hace realidad 😛 jajaja). Por la tarde me dirigí al aeropuerto para tomar mi vuelo de vuelta que llegó a Santiago a eso de las 23 horas.

Cementerio municipal de Punta Arenas

Sin duda las vistas del parque nacional Torres del Paine son tan increíbles que vale muchísimo la pena hacer el trekking (y lo haré), pese a esto, este itinerario demuestra que la falta de tiempo no es un impedimento para visitar hitos espectaculares del parque y disfrutar de su interminable belleza. Espero se animen a conocer y porsupuesto que me cuenten sus experiencias!! ¿ya visitaron las Torres del Paine? ¿Cuál fue su lugar favorito? los leo!

 

Te lo cuento: tour full day a Angra Dos Reis e Ilha Grande

Te lo cuento: tour full day a Angra Dos Reis e Ilha Grande

Inaugurando sección!! en esta les contaré de primera fuente mi experiencia tomando algunos tours o probando distintos servicios relacionados con nuestra pasión de viajar. La verdad pura y dura, sin disfraz!

el 2017 partió para mí en un viaje express a tierras cariocas y debido al escaso tiempo, fuera de recorrer los infaltables de Río de Janeiro, decidí realizar  el tour de Angra Dos Reis e Ilha grande, por el poco tiempo para hacerlo por libre ( y porque en Buzios y Arraial do cabo ya había pasado una semana en un viaje anterior).

Como los viajes se viven tres veces y una de esas es cuando se planean, días antes de partir reuní toda la información que encontré y hubo una agencia que despertó mi confianza, porque si hay algo que valoro, es que la atención y respuesta a dudas desde el inicio sea rápida. Se trata de Río para Chilenos. Tomé contacto a través del whatsapp publicado en su web y me explicaron en qué consistían las opciones que ellos ofrecían.

Las opciones eran 2, la diferencia es que una incluía almuerzo buffet libre (bajando del barco) y la otra incluía almuerzo sobre el barco, que permitía ganar tiempo para disfrutar las playas. Me decidí por la segunda opción. Se realizarían tres paradas para disfrutar del mar y me sonaba perfecto, además se me hacía atractivo salir de Río de Janeiro, que por el año nuevo estaba a tope de gente.

Me pasaron a buscar al hostel a eso de las 7:30 AM y luego se pasó a buscar a otras personas a otros hostales/hoteles. Empezamos el trayecto en bus hacia Angra dos Reis que tomó alrededor de 3 horas, con una parada intermedia para que cada quien, si gustaba, comprara un café o algo de desayunar en una gran estación de servicio. En total eran 3 buses de alrededor de 45 personas c/u trasladándose al tour.

Muelle Angra Dos Reis

Muelle Angra Dos Reis al volver, a minutos de la tormenta

En el bus, el guía Jerónimo explicó cómo sería el tour, en español, inglés y portugués y luego pasó puesto por puesto preguntando que elegiríamos para almorzar, entre 3 opciones disponibles (con esto se ganaría tiempo a estar decidiendo después). Ya en Angra dos Reis el abordaje al barco fue un poco lento, pues sólo pueden atracar 2 barcos a la vez y habían muchos intentando hacer lo mismo.El sol estaba pesadísimo en esto de la espera, pero al menos habían bastantes vendedores de agua y de lo que se les ocurriera.

Al abordar, el barco se llenó rápidamente quedando a tope de capacidad (150 personas), nos pasaron una comanda donde quienes atendían irían anotando las cosas extras que pidiéramos (que para empezar y por el calor fue una cubeta de cervezas), los precios bastante razonables, pedimos también un plato de calamares apanados con salsas para untar que estaba muy bueno.

El paseo en el barco partió y por tratarse de una goleta bastante grande, el movimiento no era mucho. A poco de comenzar aparecieron 3 chicos tocando samba y bossanova, animando la fiesta con sus ritmos y generando un muy buen ambiente.

La primera parada no tardó en llegar, punta de la piedad. Una pequeña isla maravillosa con una iglesia pequeñita que parecía sacada de un cuento. Una pequeña playa de aguas verdes y muy poco oleaje, llena de peces. Estuvimos ahí alrededor de 45 minutos y abordamos. Fuera de la goleta, había bastantes lanchas más pequeñas.

Primera parada – punta de la piedad.

La segunda parada era para aquellos con más destreza nadando, pues requería saltar del barco en una especie de pileta de agua azul. Habían gran cantidad de flotadores de colores de esos que parecen fideos, para disfrutar el mar. Decidí quedarme arriba y empezaron a servir el almuerzo a quienes no saltaron. Con lo que gané tiempo para estar lista para disfrutar la tercera parada. Para quienes saltaron habían suficientes flotadores tipo noodles.

Segunda parada, la poza azul

Luego de almorzar, paramos en el tercer lugar, una playa donde sólo estábamos nosotros en una pequeña isla llamada de Cataguases. Aquí pudimos disfrutar del mar por otros 40 o 45 minutos… la verdad me hubiera quedado feliz ahí para siempre, pero las condiciones climáticas cambiaron y la tormenta se veía venir, lo que nos obligó a devolvernos.

El viaje en el barco de vuelta se hizo bastante corto y sin duda quedé con ganas de más. Angra dos Reis tiene ese relajo de pueblos pesqueros pequeños, ese encanto que pierden las grandes ciudades como Río de Janeiro y en este acercamiento sin duda quedé con ganas de quedarme allí por unos días.

El tour es recomendable para todos aquellos que, como yo, no tengan tiempo para quedarse allí por unos días. Además es la forma perfecta de disfrutar playas mucho más paradisiacas que las existentes en Río, que tienen bastante oleaje y se llenan en forma exagerada. Además la sensación de seguridad es mayor.

El servicio fue muy bueno, nuestro guía estuvo pendiente en todo momento y hasta se animó a bailar con el grupo que tocaba. Las compras que hicimos arriba de la goleta podían pagarse con tarjeta, lo que simplifica todo. Además la preocupación desde el momento que reservas es muy buena, te asesoran sin ningún costo ni interés sobre cómo moverte por la ciudad, como salir del aeropuerto, lo que me fue de mucha utilidad pues llegue a Río el 31 de diciembre, día de muchísimo movimiento por las celebraciones de año nuevo. Experiencia probada y aprobada por Pasaporte sin destino 🙂

ya fuiste a Angra dos Reis? cuéntame tu experiencia!

A %d blogueros les gusta esto: