Ciudad de Panamá: mucho más que el canal

Ciudad de Panamá: mucho más que el canal

Cuando me hablaban de Ciudad de Panamá, siempre lo primero en venir a mi mente era el Canal de Panamá y claro, es una obra ingenieril de tremendo valor para las relaciones comerciales del mundo. Sin embargo mi imaginario al pensar en esta ciudad siempre se detenía ahí, no pensé que realmente tuviera mucho más que ofrecer y en múltiples oportunidades hice escala en este lugar sin siquiera pensar en salir. Bueno les cuento que me equivoqué y en este post les mostraré qué hacer en Ciudad de Panamá, más allá del canal:

 

1) Visita el bosque tropical paseando entre las copas de los árboles: Siempre busco experiencias nuevas y diferentes y habiendo ya planificado quedarme en la ciudad apareció como opción Gamboa Rainforest, que es un hotel/reserva natural con variadas atracciones que ofrecer para conocer de cerca la flora y fauna local. Mi elegido fue un paseo en teleférico entre las copas de los árboles donde, con un poco de suerte, podrán apreciar perezosos y tucanes en su entorno natural. La extensión del teleférico es de 600 metros. Al llegar a la cima encontrarán un mirador de 30 metros de altura, al que podrán subir para apreciar el afluente del río Chagres y el lago Gatún y según el horario en el que vayas, podrás ver ir y venir los barcos que cruzarán el canal.

Teleférico de Gamboa Rainforest en Ciudad de Panamá

Teleférico de Gamboa Rainforest en Ciudad de Panamá

 

Otras opciones incluyen paseos en lancha, kayak en el canal de Panamá y circuitos de trekking por la reserva con avistamiento de aves y fauna local e incluso un acercamiento a las tribus indígenas del itsmo de Panamá para conocer sus raíces y su cultura, se trata de los Emberá y Wuanaan. Para terminar pueden parar en uno de los restaurantes o bares por una cerveza, esta fue mi opción junto con un ceviche para disfrutar la pesca local. Encuentra toda la información sobre las experiencias que aquí se desarrollan en el siguiente link, puedes hacer tus reservas online incluso antes de viajar.

Vista desde el mirador al final del teleférico

Vista desde el mirador al final del teleférico

 

2) Camina por la cinta costera tomando un raspadito: Caminar por la orilla del mar siempre es buen panorama y esta no es la excepción, podrás apreciar la línea de edificios modernos y rascacielos de la ciudad, con arquitecturas sin duda muy particulares, como el edificio al que llaman “tornillo”. Imperdible es pasar por el viewpoint con las letras de Panamá, donde si quieres tomarte una foto tendrás que armarte de paciencia y para terminar tomar un típico raspadito, algo similar a un granizado, donde el vendedor raspa un trozo gigante de hielo y te lo sirve en un vasito, dándole sabor y color con algún jarabe a tu elección (parecido al granizado chileno pero con un forma más interesante de preparar).

Ciudad de Panamá

Las letras en Ciudad de Panamá

 

Cinta costera Ciudad de Panamá

Cinta costera Ciudad de Panamá

 

La cinta costera se extiende entre Punta Paitilla, área de edificios modernos y el Casco Antiguo y permite disfrutar de la brisa del mar, rodeado de áreas verdes donde se puede practicar deportes, incluyendo el uso de una ciclovía o simplemente relajarse junto al mar.

Otra vista de la Cinta Costera

Otra vista de la Cinta Costera

 

3) Piérdete por las callecitas del Casco Antiguo: declarado monumento histórico por la UNESCO, sin duda fue uno de mis lugares favoritos para recorrer, con 340 años de antigüedad, mezcla las fachadas antiguas en perfecto estado, con ambientaciones modernas en el interior y podrán encontrar variada oferta gastronómica, textil y artesanal. Algunos de los highlights son la Iglesia de San José con su altar enteramente de oro, el Arco Chato del antiguo convento de Santo Domingo, la plaza Bolivar y el Palacio Presidencial de las Garzas. Piérdanse por sus callecitas y déjense sorprender. Es imposible no recordar la arquitectura de la ciudad amurallada de Cartagena de Indias al visitar esta zona.

Un poco de la arquitectura del Casco Antiguo de Ciudad de Panamá

Un poco de la arquitectura del Casco Antiguo de Ciudad de Panamá

 

4) Ve un atardecer desde un rooftop: el Casco Antiguo está lleno de pequeños bares y restaurantes llenos de onda y la mayoría de ellos tienen terrazas en el último piso que te permitirán tener vistas increíbles de la cinta costera. El truco es llegar una media hora antes del atardecer, agarrar una buena mesa y disfrutar como el sol cae con un par de cócteles, a la vez que poco a poco se van encendiendo las luces de la cinta costera.

 

5) Disfruta la vida nocturna de Ciudad de Panamá:  Ya sea en el Casco Antiguo o en la zona de edificios nuevos en Punta Paitilla donde se encuentran numerosos y modernos hoteles, la vida nocturna no para. Si tienes ganas de fiesta y te encuentras en el Casco Antiguo, encontrarás numerosos bares con terrazas en la azotea, mi elegido y recomendado fue Tántalo, donde la noche empezó muy tranquila y terminó full bailable con muy buena música y precios más que aceptables.

 

Vida nocturna desde el Casco Antiguo

Vida nocturna desde el Casco Antiguo

 

Si lo que quieren es disfrutar la noche desde las alturas de Punta Paitilla, el roofbar Bits del Hard Rock Hotel Megápolis se encuentra en el piso 62 y tiene vistas impresionantes en 360° de toda la ciudad, sin duda una experiencia que vale la pena vivir. Buena música, buenas vistas y un excelente ambiente para disfrutar la vida nocturna en Ciudad de Panamá.

 

Vida nocturna desde Punta Paitilla

Vida nocturna desde Punta Paitilla

 

6) Disfruta la gastronomía local panameña: Un buen panorama en cualquier lugar en que estemos viajando es conocer la cultura a través de la comida y Ciudad de Panamá no es la excepción. Encontrarán gran cantidad de restaurantes, pueden empezar por pasar por el mercado de mariscos en la cinta costera para probar un fresquísimo ceviche o aventurarse a otros barrios como El Cangrejo donde se encuentra el mítico restaurant “El Trapiche” que con más de 30 años de antigüedad sirve platos típicos de la gastronomía panameña como el sancocho o la carimañola. Si quieres adentrarte en el folclor de Panamá, en “Las Tinajas” puedes disfrutar de una cena show donde además de disfrutar de comida tradicional, disfrutarás de los bailes típicos de este país como telón de fondo. Opciones hay sin duda para todos los gustos.

 

7) Sal de compras: Panamá siempre ha figurado como un muy buen lugar para hacer shopping, pues se dice que los precios pueden ser hasta 70% más bajos en algunos ítems que en el resto de américa latina.

 

Los lugares aconsejables para ir de compras son el mall Allbrook, que alberga una amplia gama de marcas, el Multiplaza Pacific Mall que reúne mayormente marcas exclusiva y el Metromall también muy variado, que además cuenta con transporte gratuito al aeropuerto, un plus si es que sólo estarán haciendo una escala larga en la ciudad. Para ver los horarios de transporte desde y hacia Metromall desde el aeropuerto, haz click aquí.

 

Si por el contrario tendrás más tiempo y quieres dirigirte a la zona libre de impuestos en Colón, debes considerar que se encuentra a unos 70 kilómetros de Ciudad de Panamá, que para entrar te pedirán tu pasaporte, que los precios allí son menores si compras al por mayor y que no es recomendable andar muy tarde por la zona.

La alocada arquitectura de los edificios en Ciudad de Panamá

La alocada arquitectura de los edificios en Ciudad de Panamá

¿y el canal, vale la pena? sin duda que lo vale, pero les daré todos los datos para sacar máximo provecho a su visita, en un próximo post, para que sepan a qué hora ir, para asegurarse de ver el increíble mecanismo de funcionamiento de las exclusas en pleno trabajo. Si están planeando su viaje a Panamá no se dejen de leer las razones por las que me enamoré de San Blas las razones por las que me enamoré de San Blas y todo lo que necesitas saber para llegar allá todo lo que necesitas saber para llegar allá, yo aún no me repongo de la hermosura de esas islas vírgenes. ¿ya conoces Panamá? cuéntame tus impresiones!

San Blas, Panamá: Todo lo que debes saber

San Blas, Panamá: Todo lo que debes saber

Ya en un post anterior les conté las 10 razones por las que me enamoré de San Blas, así que aquí está lo que les debo, todo lo que necesitan saber para llegar hasta aquí.

Soy una enamorada del mar, siento que el mar es vida, es transformación, que energéticamente es un purificador natural y me llena de paz. Es por esto que en mis arrancadas suele haber playas, pero estoy siempre buscando esas playas poco conocidas, más conservadas, menos explotadas turísticamente y San Blas encaja perfecto con este concepto.

¿Cómo llegar a San Blas?

Para llegar al archipiélago de  San Blas lo primero que debes hacer es llegar al puerto de Cartí, desde Ciudad de Panamá, en el mapa lo verás a unos 80 kms, pero por las características del camino háganse la idea de que la llegada no será rápida ni fácil. Es imprescindible llegar al lugar en 4x4 pues si bien la primera parte de la carretera es un corredor bien asfaltado y moderno, el último tramo es de subidas y bajadas empinadísimas con curvas y contracurvas muy cerradas, sólo aptas para este tipo de vehículos y con conductores experimentados que conozcan la zona. Hay innumerable cantidad de tours que ofrecen este transporte. Si se marean con facilidad recomiendo llevar algo para el mareo y una bolsa nunca está demás… unos chicos que iban en nuestro jeep la necesitaron y mucho. El valor de este viaje en 4x4 es de 50 a 60 usd.

Cómo llegar a San Blas desde Ciudad de Panamá

En el último tramo del trayecto hay un paso fronterizo que es la puerta de entrada a la reserva indígena de la comarca Guna Yala, por tanto les serán requeridos sus pasaportes, aquí  se pagarán 20 dólares de entrada a turistas extranjeros y 5 a locales.

Punto fronterizo de entrada a la comarca Guna Yala

El puerto de Cartí es bastante rústico, verán mucho movimiento y desde aquí en adelante todas las actividades en las islas están comandadas por los Gunas, quienes son dueños de las islas. Esto es precisamente lo que más me gustó, ya que ha permitido la  conservación del archipiélago y el hecho de que no puedan entrar las cadenas hoteleras a destruir las islas y su biodiversidad. En Cartí nuevamente tendrán que pagar, esta vez un impuesto a la comarca indígena que 2 usd por persona.

Puerto de Cartí, no se preocupen es sólo la entrada al paraíso

Desde Cartí no alcanzarán a ver las islas de San Blas, porque están a unos 40 minutos en lancha desde el puerto y les prometo que ni adivinan lo hermoso que puede llegar a ser. El puerto se ve sucio y el agua se ve café. Las lanchas tienen techo y el uso de salvavidas es obligatorio. Si bien son seguras, este trayecto de mínimo 40 minutos puede tornarse un poco pesado de acuerdo al oleaje. La lancha que abordé pasó a poner gasolina a una improvisada gasolinera de lanchas, no quise ni pensar lo que podía pasar si alguien prendía un cerillo!

¿Ir por el día o quedarse?

Si van por el día: a las islas de San Blas, pueden contratar el servicio con alguna de las múltiples compañías que ofrecen tours, si bien esto les permite hacerse una idea del lugar, les aseguro que quedarán con gusto a poco…son casi 5 horas de ida, 5 de vuelta, es demasiado poquito el tiempo para disfrutar este lugar y los tours los llevarán a las islas que están más desarrolladas y por tanto más llenas de turistas. Ahora si no dispones de más tiempo, sin duda es preferible esto, a nada. Los tour parten desde los hoteles a eso de las 4 a 5 AM,La mayoría de los tour bordea los 120 usd e incluyen comida.

Si lo que quieren es quedarse las alternativas son tres:

1) Acampar en alguna de las islas: para esto es necesario que lleven su equipo y dependiendo de la isla pagarán alrededor de 8 a 10 usd por día, por poner su carpa. Cada isla tiene tarifas distintas y esto dependerá de a qué familia Guna pertenece la isla. Por favor, si escogen esta opción, sean responsables con la basura que generen y llévense sus desechos de vuelta, cuidemos entre todos este paraíso . Para moverse entre una isla y otra a conocer, pueden tomar lanchas o cayucos de los Guna, de modo que puedan conocer más.

2) Arrendar una choza o cabaña: En algunas de las islas los Guna han construido acomodaciones básicas, rústicas, con baño comunitario o en algunos casos privado, la mayoría con piso de tierra y techo de paja, pero absolutamente frente al mar, algunas incluso tienen una escalera para llegar a él directamente. Los precios varían y no son demasiadas las cabañas disponibles, por lo que si esta opción se les hace atractiva, recomiendo que reserven con tiempo. Pueden encontrar precios y hacer sus reservas a través de Booking, verán precios desde 80 hasta 300 usd.

Cabañas rústicas sobre el mar

3) Rentar un cuarto en un catamarán o velero: entre mucho buscar opciones me encontré con Sailing Life Experience, que ofrece rentar una cabina o camarote, con todas las comidas incluidas, en el catamarán o velero de algún viajero que esté parando en San Blas. Si bien no es la opción más económica, me pareció una idea y una experiencia increíble. En esta opción además de tener las comidas incluidas, estarán compartiendo con la tripulación y tendrán la oportunidad de ir navegando por tantas islas como quieran conocer, a su ritmo, según los días que decidan quedarse. Un verdadero sueño.

Hay múltiples embarcaciones que rentan cuartos a viajeros

Hay barcos con varias cabinas y barcos privados, todo dependerá de su presupuesto, los valores por día por persona, con pensión completa oscilan entre 150 y 300 usd. El sitio web es administrado por Marina, una chica española que tiene una sensibilidad especial para encontrar el barco perfecto para cada viajero, muy responsable, se preocupó de todo hasta que llegamos a nuestro barco.

Lo que más me gustó de esta última opción como viajera, fue conocer la forma de vida de estos tripulantes, a veces solitarios, a veces parejas, a veces familias incluso con niños, que han adoptado esta forma de vida  y se van moviendo por el mundo a su antojo, cruzando mares y océanos y viviendo la vida del mar. Me encantó contagiarme un poco con esa vibra, con esa forma de vida relajada, con un ritmo distinto, de comer lo que el mar te ofrece e ir viviendo el día, sin stress ni la locura de vivir en una gran ciudad. Un agradecimiento especial a Daniel y Drika, quienes nos recibieron en el Catamarán Sur, fue un tremendo gusto compartir un poquito de la vida con Ustedes, buenos vientos y buena mar!

Como pueden ver hay opciones para todos los gustos y bolsillos, podrán ver en las fotos que es un lugar del que no dan ganas de irse, un paraíso al que volvería una y otra vez… ¿ya conociste este lugar? déjame tus impresiones!



Booking.com

San Blas, Panamá: 10 razones para amar este paraíso desconocido

San Blas, Panamá: 10 razones para amar este paraíso desconocido

Panamá no figuraba en mi imaginario de Caribe y San Blas fue una tremendísima sorpresa, ahora no hay quien quite este archipiélago del número 1 en mi lista de destinos de playa, tranquilidad y desbordante belleza. Aquí tienen las 10 razones para enamorarse de este destino:

1) Paisajes idílicos: Lo primero que sentí al llegar, fue que estaba dentro de un fondo de pantalla de Windows, ese clásico fondo de pantalla con la isla y el mar turquesa que por cierto estuvo en mi computador durante todos los 90´s. San Blas es un verdadero paraíso, ni bien te aproximas en la lancha te quita el aliento.

A que no parece un fondo de pantalla? Hermoso!

2) 365 islas vírgenes: No 1 ni 2, leyeron bien, 365! las islas pertenecen a los Guna y muchas de ellas no están habitadas, si bien ellos como dueños pueden cobrarle a los turistas por entrar en las islas, esto no suele superar los 2 ó 3 dólares. Las islas de San Blas son vírgenes, pueden recorrerlas de punta a cabo y como son tantas, no se extrañen de estar en una isla completamente solos. Como en una postal del caribe.

Como caminar por una postal

3) No hay grandes cadenas hoteleras: Esto ha permitido que la explotación turística sea baja y por lo tanto que las islas de San Blas, se conserven prácticamente intactas. No ha llegado el turismo de masas a arruinarlo todo, ni a destruirlo todo y esperemos que esto siga así. Simplemente perfecto!

4) Playas de arena blanca y fina: la arena es fina y por ser blanca no se calienta, además el oleaje es casi nulo, perfecto para relajarse, sin que una ola te revuelque por la arena.

Playas de arena blanca y fina, espectaculares

 

5) Perfecto para el snorkel y buceo: El mar es turquesa y va cambiando de tonos, el agua es de gran transparencia. Hay barcos hundidos y barreras coralinas con gran diversidad de peces y rayas, además el mar es una taza de leche en esta zona. Si les gustan estas actividades, creo que este sin duda es su lugar.

El mar es perfecto para el buceo y snorkel

6) Cultura indígena ancestral Guna: Los Guna son un pueblo indígena muy respetado, dueño de las islas en la comarca de Guna Yala y es posible compartir con ellos y ver en vivo sus tradiciones. Suelen vender su pesca diaria a los tours y a los barcos que están anclados en los alrededores. Pescan el Pargo y también la langosta cuando no está en veda y la ofrecen remando en sus cayucos tallados. Las mujeres Guna trabajan la artesanía en Molas, que es una especie de bordado de telas sobre telas, con costuras invisibles y mucho colorido, que van contando historias. Es un trabajo precioso y de mucha tradición. Sean respetuosos y seguro podrán aprender mucho de ellos y por qué no, traerse algún recuerdo de vuelta y de paso ayudar a la economía local indígena.

Mujeres Guna mostrando sus molas – Las canoas de los Guna

 

7) Buena vibra: Tanto los Guna como la gente que arrienda cuartos en sus catamaranes y veleros dentro del archipiélago de San Blas, gozan de una vibra riquísima de relajo y buena onda, que es absolutamente contagiosa.

8) Comida del mar rica y fresca: Podrán probar riquísimos platos de pescados frescos y exquisitas langostas, acompañadas con el sabroso arroz con coco.

9) El encanto de una isla, multiplicado por 365: Soy una fanática de las islas porque siento que en ellas el tiempo parece detenerse y la gente vive a otro ritmo. Valoran la vida de otra forma, sin prisa y con calma. Comparten de otra manera con sus cercanos y el stress que vivimos en las grandes urbes sencillamente no existe. Siempre me han fascinado las islas y aquí esto se multiplica junto a cada opción de isla diferente que tienen para conocer.

El ritmo tranquilo de las islas, que permite bajar las revoluciones

10) el cielo estrellado en el mar: Nunca en mi vida vi tantas estrellas de mar juntas, están por la orilla de las islas de distintos colores a simple vista las verán allí. Disfruten mirándolas pero por favor no las tomen ni las saquen del agua. Son seres vivos bastante frágiles, mueren al no estar en el agua, se queman con el protector solar que usamos en nuestra piel y se estresan al ser tomadas. Cuidemos este verdadero paraíso y eduquemos para que dure por muchísimos años más.

Estrellas de mar por todas partes!

¿Qué les ha parecido este paraíso? ¿Ya vivieron la experiencia de conocer este lugar? En el próximo post les contaré todo lo que necesitan saber para llegar a este lugar desde Ciudad de Panamá.

 

 



Booking.com

A %d blogueros les gusta esto: