Courtyard by Marriot Las Condes, fue un gran descubrimiento para esta viñamarina que de vez en cuando para por la capital a eventos o escapadas rápidas.

 

Ubicado en la comuna de Las Condes, literalmente al lado de Open Plaza, tiene una ubicación óptima cercana a centros comerciales y una variada gama de restaurantes.

 

Sin ir más lejos, sus estacionamientos para huéspedes están en el tercer piso de estacionamiento de Open Plaza, desde donde tienes acceso directo al hotel, quedando tu auto bien resguardado.

 

Aquí te detallo mi experiencia en este hotel que sin duda me sorprendió.

 

 

 

La recepción, un trámite rápido y eficiente:

 

 

Llegué al hotel a eso de las 18:30 horas (el check in es desde las 15) y me recibió Carlos en recepción de forma muy amable.

 

Han dispuesto paneles transparentes para un check in seguro y sin contacto, de forma rápida y eficiente.

 

 Carlos me explicó todo sobre la habitación y quedó atento a todos los detalles o necesidades que pudieran surgir.

 

 

 

La habitación, comodidad a toda prueba:

 

Ubicada en el piso 14 me impactó por su gran ventanal y vista de Santiago.

 

Dentro me esperaban con un mensaje de bienvenida en el espejo (que me encantó) y un exquisito detalle: una tabla de quesos y vino para un momento especial.

 

 

La habitación me pareció muy amplia y moderna. La cama es una verdadera nube, para un descanso óptimo. 

 

Además cuenta con un espacio cómodo para teletrabajar y wifi de alta velocidad con clave personalizada durante tu estancia.

 

habitación amplia y muy cómoda

habitación amplia y muy cómoda

 

 

Otros detalles que me encantaron y que me parece que simplifican tu estadía: cuentan con caja fuerte, la habitación está muy bien iluminada, hay tomas de corriente cerca de la cama para cargar tus electrónicos e incluso encontrarás un par de adaptadores universales, por si vienes del extranjero y olvidas el tuyo.

 

 

 

Baño con todo lo necesario y conciencia ambiental: 

 

 

El baño no queda atrás en lo que a comodidad se refiere. Amplio, cuenta con  sábanas de baño y algo que a mi juicio es importante: un potente secador de pelo y no esos empotrados en la muralla que se posicionaron en algún momento en los hoteles, pero que no secan nada.

 

La ducha perfecta cae como lluvia y los productos de baño tales como gel de ducha, shampoo y acondicionador son de excelente calidad y en un formato que permite cuidar el medio ambiente.

 

 

 

 

Restaurant  Bistro y su variada carta:

 

 

Llegó el momento de comer y para ello volví al piso 7, de recepción, donde se encuentra también el restaurant.

 

Lo primero que capturó mi atención fue un hermoso atardecer que puedes disfrutar desde la terraza.

 

una vista que enamora

Luego al entrar te encuentras con una disposición óptima de las mesas para mantener la distancia de seguridad con otros huéspedes. 

 

Cuentan con algunas mesas de curiosa disposición con sillones semi circulares, que tienen televisión propia y tomas de corriente para carga de electrónicos.

 

 

Un poco del restaurant Bistro

Un poco del restaurant Bistro

 

 

Me parecieron muy útiles sobre todo para familias con niños o por si por algún motivo necesitas permanecer conectado mientras comes.

 

 La estética del restaurant sigue la misma línea de decoración moderna del hotel, con luces ambientales que van cambiando de color.

 

Cuentan con una variada carta de tragos y comida, que podrás escanear mediante código QR para tu seguridad y donde encontrarás desde ensaladas y sándwiches hasta un jugoso filete en su punto.

 

 

variada carta de muy buena factura

variada carta de muy buena factura

 

 

La atención fue cordial y eficiente y otra buena noticia: puedes visitar el restaurante y disfrutar su terraza, carta y vistas, aunque no te estés hospedando en Courtyard by Marriot Las Condes.

 

 

 

Desayuno completo y con toda seguridad:

 

 

El desayuno funciona como buffet asistido y cuenta con todo lo que necesitas para partir tu día: jugos naturales, fruta, bollería dulce, distintos tipos de panes y más.

 

 

desayuno buffet asistido para tu seguridad

desayuno buffet asistido para tu seguridad

 

 

Algo que se agradece es que en la pantalla del ascensor te indican mediante un semáforo las horas más y menos concurridas del desayuno, para que evites las aglomeraciones. 

 

 

 

Áreas comunes y espacios para disfrutar:

 

 

En el piso 17 cuentan con una increíble piscina climatizada a 30°C con una vista de Santiago que te dejará sin aliento.

 

 

La sorprendente piscina climatizada

La sorprendente piscina climatizada

 

 

Como huésped podrás reservar en turnos de una hora y tenerla sólo para tí, una maravilla.

 

En el mismo piso cuentan con un Break Room, sala de juegos con mesa de ping pong, taca taca y juegos varios para un momento de distracción y relajo.

 

Conoce el Break Room

Conoce el Break Room

 

 

También tienen un gimnasio full equipado para que puedas entrenar.

 

Si a mitad de la noche te antojas de algo, pero el restaurant no está abierto puedes ir al Market, al lado de recepción, donde encontrarás de todo para esos antojos de último minuto en máquinas expendedoras y refrigeradores.

 

 

 

 

Seguridad, punto importante en la era del COVID19:

 

El hotel está funcionando bajo estrictos protocolos de seguridad para sus huéspedes y esto incluye el check in sin contacto, desinfección frecuente de áreas comunes, alcohol gel en áreas comunes y turnos y aforos reducidos en los mismos.

 

En todo momento sentí que se preocupaban por estos detalles.

 

El hotel Courtyard by Marriot Las Condes me sorprendió por su estilo moderno, su comodidad, su óptima ubicación y gran servicio, sin duda volveré y lo recomiendo al 100% si visitas la capital.

 

La gran calidad humana y compromiso de su personal hará de tu estadía una que no olvidarás, pues están atentos de cada detalle.

 

Te invito a visitar su página, donde podrás encontrar tarifas desde 74 USD más IVA, espectaculares para una escapada que te deje como nuevo.

A %d blogueros les gusta esto: