Torres del Paine con Denomades: Experiencia trekking mirador base

Torres del Paine con Denomades: Experiencia trekking mirador base

Como ya pueden haber visto a través de Instagram quienes me siguen allá, hace un par de semanas cumplí mi sueño viajero de subir al mirador base de Torres del Paine con Denomades y aquí quiero contarles mi experiencia con lujo de detalles, para que, si están pensando cumplir este sueño, sepan bien de qué se trata.

 

La previa a la experiencia en Torres del Paine con Denomades:

 

La reserva la hice con un par de meses de anticipación a través de la web de Denomades, a poco de reservar, recibí en mi correo información detallada sobre el tour, su dificultad, recomendaciones en cuanto a la ropa y a qué llevar e información sobre una reunión previa, que se realiza todos los días en la recepción del hotel Casa de la Patagonia a las 19 horas, donde se ven detalles sobre la experiencia. Este briefing lo realizan de lunes a domingo.

 

Mi experiencia en trekking es casi nula, no porque no me gusten estas experiencias, sino porque en general si puedo elegir playa a montaña lo hago, sin embargo eso no quita que algunos de estos paisajes estén en mi lista de sueños viajeros. 

 

Así como en años anteriores fue el volcán Quilotoa en Ecuador o el Cañón de Colca en Perú, la postal del mirador base de Torres del Paine era un pendiente que quería cumplir y la aparición de la ruta directa Santiago a Puerto Natales en nuevas aerolíneas, fue la señal que estaba esperando para hacerlo realidad.

 

Luego de comprar un pasaje ida y vuelta a precio de lanzamiento por 20 mil pesos chilenos, comencé a planificar lo que sería esta escapada. Elegí fines de diciembre con miras a tener la suerte de contar con buen clima y el día del comienzo del verano fue el elegido para el tour.

 

Lamentablemente este vuelo tan barato se atrasó en horario y no alcancé a llegar a la charla previa el día anterior, por lo que toda la info me la enviaron por mail cuando avisé a Denomades este problema antes de abordar.

 

El día del tour:

 

El voucher de la reserva decía que me recogerían en el hotel entre 7 y 7:30 AM y poco antes de las 7:30 pasaron por mi. En el grupo iban 3 españoles, una madre y su hijo chilenos y una pareja de vietnamitas. 

 

La van de transporte se veía prácticamente nueva y el grupo era pequeño, por lo que se avizoraba una experiencia bastante personalizada. Comenzamos a recorrer los 183 kilómetros que separan Puerto Natales del Parque Nacional Torres del Paine y a mitad de camino empezó a llover con bastante fuerza.

 

Juan Pablo nuestro guía y Rafael el conductor

Juan Pablo nuestro guía y Rafael el conductor

 

El pronóstico del tiempo anunciaba lluvia, pero Juan Pablo, nuestro guía, nos explicaba que muchas veces estaba lloviendo en una parte del parque y en otra no, por lo que era difícil saber lo que nos esperaría más adelante. Rafael, el conductor, iba sortenando con calma el camino.

 

Al llegar al sector donde se hace el pago de la entrada el panorama no parecía mejorar. Subimos a la caseta, pagamos la entrada correspondiente ($6000 adultos y $21.000 extranjeros, valores que varían según la época del año en que vayan) que te permite reingresar al parque en algún día posterior y volvimos a la van para dirigirnos al punto de bienvenida, donde Juan Pablo nos daría las últimas instrucciones antes de iniciar y terminaríamos de equiparnos.

 

Todos preparándose para pagar la entrada y sortear la lluvia

Todos preparándose para pagar la entrada y sortear la lluvia

 

Era evidente en las caras de todos que la lluvia nos preocupaba. Juan Pablo nos mostraba en una maqueta del parque, cuál sería nuestro recorrido y cómo se dividía. Se veía calmado y eso sin duda tranquilizaba al grupo.

 

Llegó el momento de equiparnos, nos preguntó quienes tenían experiencia en trekking y sugirió que quienes no teníamos usáramos sólo 1 bastón para tener una mano libre en caso de necesitarla. Entregándonos los respectivos bastones (punto importante para quienes viajan con equipaje limitado, yo fui sólo con bolso de mano y llevar bastones de trekking no era una opción viable).

 

También nos explicó cómo debíamos usarlo: que la altura ideal era hasta el codo y que lo usáramos con la correa en la muñeca en subidas y sin la correa en bajadas, para que en caso de caídas pudiéramos soltarlo rápido. 

 

Nos dijo que en caso de que cualquiera de nosotros se accidentara en cualquier punto del trekking, nos devolvíamos todos juntos a la van y que si alguno de nosotros decidía devolverse le avisara, para que él se lo comunicara a Rafael, quien se aprontaría a esperarlo en el welcome point.

 

Algunos decidieron ponerse capa plástica encima para sortear la lluvia, yo si bien llevé una, sentí que podía limitar mis movimientos y Juan Pablo sugirió que quienes la usaran intentaran ajustarla a su ropa para que no se engancharan en las ramas.

 

Adapté bien el cubre mochila para que mi daypack no se mojara y dejé en mis bolsillos el teléfono y la gopro. Cuando todos estuvimos listos empezamos a caminar. En mi cabeza deseaba que mis zapatos realmente repelieran el agua y tuvieran el buen agarre que decían tener.

 

Como soy ultra estudiosa antes de embarcarme en una nueva aventura, ya sabía que el trekking se dividía en 3 fases con distintos terrenos y que el primero y el último eran los complejos.

 

Si tienes sólo un fin de semana descubre aquí un itinerario para aprovechar lo mejor de Punta Arenas y Puerto Natales. 

 

 

Primera fase: llegada al campamento Chileno

 

La primera fase contempla llegar hasta el campamento Chileno de Fantástico Sur y constituye lo que sería la primera patita del circuito W del parque. Había leído que algunas personas lo sufrían más que otras evidentemente, pero no contemplé que junto con la lluvia se sumaban 2 nuevas dificultades: barro y piedras resbalosas.

 

No les voy a mentir, a muy poco andar sentí que no iba a ser capaz de seguir, había subidas  pronunciadas con piedritas sueltas que se me hicieron bastante pesadas, en algunos sectores grandes rocas que se pusieron resbalosas con el agua corriendo por ellas y me estaba dando trabajo seguir el ritmo.

 

La primera fase fue la más pesada porque se sumaron condiciones climáticas adversas

La primera fase fue la más pesada porque se sumaron condiciones climáticas adversas

 

Pensé: bueno, gran parte de nuestra capacidad física es mental, me decidí a enfocarme en seguir, en respirar, en ver bien donde pisaba. La lluvia se hizo tan pesada que era difícil disfrutar el camino, estaba súper nublado y el agua me corría con fuerza por la cara impidiendo ver con claridad.

 

Lo bueno es que no hacía ese viento que es tan habitual en Natales, Juan Pablo nos contaba que en el sector del Paso de los Vientos (que destaca por eso mismo) mucha gente sufría con lo angosto del camino, los acantilados y el viento, cosa que no padecimos por la ausencia de este. 

 

Seguimos (yo seguía pensando “en qué demonios me metí”) ya llevábamos casi 2 horas caminando cuando llegamos al Chileno.  No paraba de llover desde temprano y los turistas de cuanta nacionalidad puedan imaginarse se agolpaban en el comedor, algunos tratando de secarse un poco, otros aprovechando de comer algo y conversando sobre sus planes, sus sueños, sus aventuras.

 

 

primera parada en el Chileno

primera parada en el Chileno

 

Los guías de los distintos grupos lucían algo preocupados y decidieron ir a monitorear el estado de los ríos. La preocupación era que con la lluvia hubieran crecido demasiado, lo que ponía en peligro el resto del trayecto puesto que debíamos cruzarlos.

 

Al cabo de unos minutos vuelve nuestro guía y dice “chicos, hasta aquí llegamos, no es seguro continuar” una decisión prudente que no gustó a algunos. Es sabido que si subes hasta el mirador base puede que tengas la mala suerte de que esté nublado y no ver las torres, pero tener que volver sin siquiera haber podido llegar frustraba a muchos.

 

Yo se lo dejé al destino y como este primer tramo me había costado, en mi cabeza rondaba la idea de quedarme en el Chileno a esperar que bajaran, para no retrasar al grupo ni ponerme al límite de mis fuerzas tampoco. De mi grupo ya dos personas se habían devuelto a este punto.

 

Juan Pablo nos dijo que aprovecháramos para comer nuestros snacks y con cierto relajo con los españoles pedimos unas cervezas (las más caras de mi vida por cierto) $7000 pesos por una cerveza en botella de 500 cc. 

 

Segundo tramo: el bosque de Lengas

 

Conversábamos animadamente cuando de pronto la lluvia paró y el guía decidió seguir. Lo miré y le dije “¿crees que sea capaz?” me dijo “claro! ahora viene el tramo más tranquilo, si no te sientes bien te devuelves a este punto” pensé bueno un poco más! la parada me había dado un segundo aire y no quise dejar mi sueño a medias.

 

Empezamos el segundo tramo del trayecto, un increíble bosque de Lengas de incomparable belleza que agradecí mucho no haberme perdido por mis ideas de abandonar antes. Verás allí estos milenarios árboles con sus troncos llenos de musgo y una infinita gama de  verdes, que te darán mucha paz.

 

De tanto en tanto al bosque lo cruzan pequeños riachuelos de agua pura donde puedes rellenar sin miedo tus botellas y a ratos hay pequeños ascensos pero nada muy pronunciado. 

 

El bosque de Lengas, sin duda el tramo más bello de este trayecto

El bosque de Lengas, sin duda el tramo más bello de este trayecto

 

La única dificultad de este tramo, a mi juicio, fue el barro por la lluvia previa y que, como en todo el trayecto, debes mirar muy bien donde pisas para no tropezar con las raíces de los árboles a la vista. 

 

Dicen que este tramo en verano también se disfruta mucho porque los árboles te proveen de sombra que en los otros sectores escasea.

 

Al cabo de una hora terminamos la segunda fase y Juan Pablo con un optimismo a toda prueba dijo “vamos que queda lo último! los últimos 45 minutos!” que sabíamos no eran nada de fáciles.

 

Tramo final y llegada al mirador base Torres del Paine con Denomades

 

Los 45 minutos finales son de un escarpado camino de grandes rocas donde necesitarás a ratos de todo tu cuerpo para subir. Si bien me gusta mucho viajar sola y disfruto mucho de hacerlo, es en momentos como estos que quisieras un partner que te anime a seguir adelante y te tienda la mano cuando lo necesitas.

 

El último tramo y sus grandes rocas, esta vista es de la bajada

El último tramo y sus grandes rocas, esta vista es de la bajada, de subida la concentración me impidió sacar la cámara

 

Como el resto del grupo eran prácticamente puras parejas que iban ayudándose el uno al otro, el guía hizo equipo conmigo que venía corta en fuerzas. Las piernas ya me temblaban y el camino no era fácil, grandes escalones de piedra requerían una mezcla de fuerza, equilibrio y concentración para ser sorteados con éxito.

 

El día seguía nublado aunque ya sin lluvia, ya estaba tan cerca que parar no era una opción y estaba decidida a llegar a la cima como fuera. Los 45 minutos se me hicieron ETERNOS, seguro me demoré más… 

 

Tan pronto vi la placa del mirador base, como si se tratara de una película, las nubes dieron paso al sol y las torres se dejaron ver en todo su esplendor, contrastando con el verde intenso de la laguna bajo ellas, se me cayeron las lágrimas de satisfacción por haberlo logrado y de agradecimiento por estar ahí presente y poder verlas frente a mi…

 

Logro desbloqueado, mi cara lo dice todo

Logro desbloqueado, mi cara lo dice todo

 

Lo que siguió fue tiempo libre para disfrutar del paisaje, para sentarte en alguna roca a disfrutar un merecido premio que escondían en sus mochilas (cervezas fueron las favoritas) y para tomar 500 mil fotos de todos los ángulos posibles, creo que tengo la misma foto repetida 20 veces en un afán de querer inmortalizar ese mágico momento de sol después de toda la aventura.

 

El descenso:

 

Al inicio de este tour a base de Torres del Paine con Denomades se nos dijo que tendríamos entre 40 minutos y una hora para disfrutar del mirador. No conté el tiempo pero lo cierto es que lo disfrutamos sin prisas y bajamos cuando ya nos pareció suficiente. No sentí esa presión que sientes a veces en tours donde sientes que te hubieras quedado más o que te están apurando.

 

El descenso cualquiera podría creer que es pan comido pero no se dejen engañar, durante el descenso usarás esos músculos que no usaste en la subida… si hasta aquí habías usado toda la fuerza de tus glúteos y cuadriceps, ahora necesitarás de todo el control de tus gemelos y poner a tu cerebro en modo concentración, para mirar muy bien donde pones tus pies.

 

El guía nos dio un consejo esencial, soltar la amarra de la muñeca del bastón para poder soltarlo en caso de caída (y no terminar con esta fracturada) e ir pensando tus siguientes pasos de a 3. Visualizar cuáles serán tus próximos 3 pasos, incluyendo espacio para pasar de largo o lugar de donde afirmarse en caso de resbalar. Me hizo mucho sentido.

 

Efectivamente en la bajada tuve 1 caída y media, en una resbalé en un riachuelo de bajada y en la otra me enganché en una roca, sin embargo técnicamente no alcanzó a ser caída, porque no alcancé a apoyar la rodilla en el suelo.

 

La bajada la hicimos de un tirón sin parar, porque ya en subir habíamos tardado más de la cuenta en el campamento base viendo que pasaba con la lluvia. A ratos sentía que las piernas no me respondían de cansancio, porque esas bajadas que me aliviaron la vida en la ida ahora eran subidas, fui a mi ritmo pero sin parar y logré llegar de vuelta al welcome point.

 

Durante la bajada pude tomar fotos que de subida con la lluvia fue imposible. Además en el welcome point varios aprovecharon de comprar algún snack. Tienen desde Snickers hasta jugos orgánicos y helados, claro que los precios fácil llegan a ser 3 veces los normales, por lo que si necesitas ahorrar lleva tus propios snacks.

 

Seguimos a la van donde Rafael nos esperaba para emprender retorno a nuestros respectivos hoteles en Puerto Natales, así terminaba la experiencia al mirador base Torres del Paine con Denomades… absolutamente agotada pero con el corazón llenísimo luego de una experiencia absolutamente inolvidable. Si lo que quieren saber es si vale la pena, a pesar de que no es un tramo fácil, la respuesta es mil veces sí.

Encuentra aquí todas las alternativas de tours que Denomades tiene para tí.

 

Si estás pensando si animarte o no, lee la guía detallada que elaboré con consejos para el trekking base Torres del Paine para principiantes, ahí encontrarás todos esos tips que me hicieron la subida más fácil a mi que tengo mínima experiencia y poca preparación en trekking, seguro te podrán servir.

Hotel Esplendor Buenos Aires: comodidad y diseño en el centro de la ciudad

Hotel Esplendor Buenos Aires: comodidad y diseño en el centro de la ciudad

Mi último viaje del 2019 (así como el primero) fue a la capital Argentina. En esta oportunidad tuve la suerte de quedarme en el Hotel Esplendor Buenos Aires, que, calificado como Hotel Boutique, destaca por su céntrica ubicación y sus detalles.

 

El hotel se ubica en la intersección de San Martín con Avenida Córdoba, en la esquina de Galerías Pacífico, localización fantástica si quieres recorrer la ciudad estando cerca de todo

 

Llegué tarde un viernes, a eso de las 22 horas y en recepción estaba Alejandro, quien de forma muy amable nos entregó la habitación, junto con instrucciones acerca del desayuno. Nos dio consejos acerca de la ciudad, entregándonos un mapa donde nos mostró los puntos que nos interesaban. 

 

También nos asesoró sobre el cambio de moneda (que por cierto pueden hacer en el mismo hotel) y nos informó que si buscábamos alguna actividad en particular, ellos podían agendarla, puesto que cuentan con variada oferta de tours y actividades.

 

En recepción encontrarás una estación donde tienes a disposición agua saborizada con frutas y hierbas y café de forma ilimitada, detalle que me encanta sobretodo en verano, que el calor se hace pesado y la deshidratación no tarda en hacerse presente.

 

El hotel se emplaza en un antiguo edificio histórico de hermosa arquitectura colonial y techos altos, aunque muy moderno por dentro. La habitación me pareció enorme y muy cómoda, había 3 camas individuales, un sillón, escritorio, frigobar y hermosos detalles, como las banquitas al final de las camas y la lámpara. 

 

El aire acondicionado estaba perfectamente regulado para mantener la habitación con una temperatura agradable, este es un detalle no menor, considerando que me tocaron máximas de 34ºC y mínimas de 28ºC. Además, a pesar de encontrarse el hotel en una ubicación muy central, no se escuchaba nada de ruido, ideal para un descanso óptimo.

 

La espaciosa habitación con su techo alto que no me permitió capturar la lámpara

La espaciosa habitación con su techo alto que no me permitió capturar la belleza de la lámpara

 

El baño tiene todo lo que necesitas y lo que más me gustó, fue que sustituyeron las clásicas botellitas de toiletries de un sólo uso (que terminan contaminando más), por contenedores rellenables con shampoo, acondicionador, gel de ducha y jabón, todo gesto que ayude a cuidar el planeta merece ser aplaudido.

 

¿Tu vuelo llega a El Palomar? aquí te comparto todas las alternativas de transporte de este aeropuerto a la ciudad

 

 

En cada pasillo del hotel podrás ver inmensos cuadros llevados a cabo por el Grupo Mondongo, que le dan un aire de diseño contemporáneo y atrevido. Podrás ver en ellos a famosos personajes, ilustrados en curiosos materiales, con exquisita técnica. 

 

Entre ellos mis favoritos fueron el Che Guevara ilustrado en acrílico y balas, Andy Warhol en condones de colores y Eva Perón con migas de pan. 

 

Los cuadros de Grupo Mondongo adornan los pisos con sus obras en particulares materiales

Los cuadros de Grupo Mondongo adornan los pisos con sus obras en particulares materiales

 

En el entrepiso hay una sala de estar que bien podríamos calificar como salón de juegos, otro de mis espacios favoritos. Allí máquinas de Arcade con juegos clásicos y una mesa de billar son las protagonistas de la escena.

 

La sala de juegos y una exposición temporal de arte podrás disfrutar en tu paso por Hotel Esplendor Buenos Aires

La sala de juegos y una exposición temporal de arte podrás disfrutar en tu paso por Hotel Esplendor Buenos Aires

 

El desayuno se sirve entre las 7:00 y las 10:30 en el -1, es de estilo buffet y cuenta con variadas opciones saludables, además de clásicos argentinos infaltables como las deliciosas medialunas dulces y saladas y el riquísimo dulce de leche. 

 

Encontrarás también variedad de quesos, opciones sin gluten, huevos revueltos y más. Me pareció bastante completo y aún cuando parece que no hay nadie a cargo, cada vez que algo se estaba por acabar aparecía alguien de la cocina, mágicamente a reponerlo, están muy pendientes a pesar de no verse todo el tiempo.

 

El área del desayuno, no dejen de probar sus medialunas

El área del desayuno, no dejen de probar sus medialunas

 

 

El hotel cuenta con un restaurant adosado, el Restaurant Lolea, que funciona de lunes a viernes de 7 am a 7 pm, para quienes no quieran salir y prefieran tomarse el día de descanso. En recepción también encontrarás una variada oferta de masajes a la habitación, si necesitas un momento de relax es una alternativa perfecta, sobretodo si vienes de un viaje largo.

 

El personal es sumamente amable. Alejandro estuvo siempre disponible a mis inquietudes como permitirme hacer check out un poco después y guardar luego el equipaje. Escuché también a otros recepcionistas resolver inquietudes en inglés y portugués con mucha seguridad, lo que demuestra que todos están muy bien preparados y atentos a las necesidades que puedan surgir de los huéspedes.

 

Conoce aquí 20 lugares gratis para visitar en Buenos Aires

 

 

A mi, que me gusta muchísimo caminar las ciudades, la ubicación me pareció perfecta para pasear, el primer día di una vuelta por Galerías Pacífico. Luego caminé hasta Ateneo Grand Splendid en Santa Fé, para ir después hasta La Recoleta, recorrer su cementerio y Parque Cultural y más tarde bajar a la Floralis Genérica, desde donde tomé un taxi que por poco me dejó en Palermo para perderme en busca de arte urbano.

 

Al día siguiente salí desde el hotel hacia la feria de San Telmo para aprovechar este panorama clásico de domingo en Buenos Aires, desde donde luego bajé a Puerto Madero donde paré para almorzar y volví más tarde caminando al hotel.

 

Además el bus turístico que recorre Buenos Aires hace una parada en Galerías Pacífico, por lo que puedes abordarlo en ese punto para recorrer todos los puntos más importantes de la ciudad. Es una excelente alternativa para recorrer la ciudad de forma segura sin perderte de nada.

 

Si estás armando tu escapada a Buenos Aires lee aquí mi artículo con todos los tours gratuitos que la ciudad tiene para ofrecer.

 

 

Si buscas una alternativa cómoda, llena de detalles, con atención muy amable y en una ubicación inmejorable para tu próxima escapada a la ciudad de la furia, Hotel Esplendor Buenos Aires es un absoluto recomendado. En su web encuentra más detalles para tu futuro viaje.

 

Tours gratis en español en cualquier parte del mundo

Desde free walking tours, hasta excursiones personalizadas e incluso traslados, encuentra aquí todo lo que necesitas para terminar de armar tu viaje, avalado por mi experiencia

Encuentra aquí el alojamiento ideal para tí 

Desde hostels con habitaciones compartidas, hasta habitaciones en  los hoteles más lujosos. Usa mi herramienta favorita y encuentra aquí la alternativa ideal para tu viaje soñado

Restaurant Bote Salvavidas Valparaíso: comer delicioso colaborando con los voluntarios

Restaurant Bote Salvavidas Valparaíso: comer delicioso colaborando con los voluntarios

Por cosas de la vida, en medio de la crisis que se vive en Chile y con afán de ayudar a todos quienes se relacionan al turismo, que han sufrido pérdidas millonarias por las cancelaciones de reservas, me topé con la historia del Restaurant Bote Salvavidas de Valparaíso y sentí la necesidad de contarla.

 

Este emblemático restaurant de Valparaíso, región en la que vivo y del que había escuchado hablar en cientos de oportunidades, es mucho más que un restaurant y yo no tenía la más mínima idea (viviendo a escasos 20 minutos del lugar).

 

Estuve conversando con los 3 directores a cargo, quienes a su vez también son voluntarios: Hugo Montenegro Díaz (Presidente del Directorio), Hermann Fritsch Thiemme  y Diego Donoso y me contaron un poco más de la historia detrás del cuerpo de voluntarios, del restaurant y me mostraron parte de las instalaciones, además de probar algunas de las delicias del mar que aquí ofrecen.

 

El Restaurant Bote Salvavidas es conocido por ser uno de los restaurantes más famosos de pescados y mariscos en el puerto de Valparaíso y por contar con una vista privilegiada, pero además Corporación de Derecho Privado sin fines de lucro, donde todas las ganancias van directamente al Cuerpo de Voluntarios de Botes Salvavidas, que agrupa a más de 90 voluntarios que asisten emergencias marítimas desde Laguna Verde hasta Quintero. 

 

Pero eso no es todo, el cuerpo de voluntarios de casi 100 años, fundado por el capitán de alta mar danés Don Olaf Christiansen Lund el 15 de abril de 1925, es la institución de rescate marítimo más antigua de Chile y Latinoamérica.

 

Parte de las instalaciones del Cuerpo de Voluntarios, que incluso cuenta con una brigada juvenil desde los 12 años en formación

Parte de las instalaciones del Cuerpo de Voluntarios, que incluso cuenta con una brigada juvenil desde los 12 años en formación

 

Las ganancias de restaurant se utilizan en adquirir nuevas embarcaciones de salvataje que se traen desde Gran Bretaña, mantenciones y las actividades propias de los voluntarios y voluntarias. Allí me enteré, por ejemplo, que una moto de agua, de las que se emplean en este tipo de labores bordea los 40 millones de pesos chilenos.

 

Algunas de las unidades de rescate con las que cuenta el Cuerpo de Voluntarios

Algunas de las unidades de rescate con las que cuenta el Cuerpo de Voluntarios

 

La brigada juvenil reúne a niños y niñas desde los 12 años, quienes se van formando para más tarde formar parte activa de los voluntarios.

 

 ¿pero qué relación puede tener un cuerpo de voluntarios con un restaurant?

 

En la década del 40, en las antiguas instalaciones del Muelle Prat, los voluntarios se cocinaban a sí mismos productos frescos del mar y por datos empezó a correrse la voz de sus dotes culinarios, empezaron a llegar personas que querían probar sus platos, y terminó convirtiéndose en una picada donde muchos llegaban a comer, dando paso más tarde al restaurant.

 

Las dependencias actuales están en pleno muelle Prat, donde en la planta baja funciona el Cuerpo de Voluntarios y arriba se emplaza el restaurant con capacidad para 200 personas, funcionando de lunes a lunes en horario de almuerzo y viernes y sábados para cenar.

 

Con esa ubicación se podrán imaginar la tremenda vista que tiene justo frente al mar, donde más allá de ser “otro restaurant más con vista al mar” podrás ver maniobras portuarias marítimas en primera línea, un lugar único para ver cómo llegan tremendas embarcaciones a descargar o como grandes buques son remolcados para entrar al muelle.

 

Comer con esta vista, un verdadero espectáculo

Comer con esta vista, un verdadero espectáculo

 

Otras ventajas que podrán encontrar aquí, además de lo motivante que es saber que la plata que gastas en comer rico va a ayudar a los voluntarios, es su conectividad, puesto que está a sólo pasos de la estación Puerto de Metro Valparaíso y a que por su ubicación está reguardado y protegido, alejado de los puntos de conflicto en torno a las manifestaciones de las últimas semanas. 

 

Tienen una carta extensa con variedad de platos tradicionales con productos del mar, chupes, machas parmesanas, jardines de mariscos y más, a precios que van desde los $8000 a los $12000 por persona y un bar con tradicional coctelería. Las machas parmesanas sin dudas fueron mis favoritas, junto a un refrescante Chardonnay Sour, recomendado.

 

Los pescados y mariscos son regionales y se ve que están muy frescos

Los pescados y mariscos son regionales y se ve que están muy frescos. Aquí las machas parmesanas, un abundante jardín de mariscos y un par de empanadas camarón queso

 

Si visitas su página web podrás además encontrar eventos especiales como el menú de especial de Año Nuevo, que sin duda podrás disfrutar con una vista privilegiada. 

 

Si piensas visitar pronto Valparaíso, sin duda deberías considerar el Restaurant Bote Salvavidas dentro de las alternativas, comerás sabroso, a buen precio, con tremenda vista y en un lugar bien conectado y resguardado y a la vez ayudarás al Cuerpo de Voluntarios ¿qué mejor?

Tours gratis en español en cualquier parte del mundo

Desde free walking tours, hasta excursiones personalizadas e incluso traslados, encuentra aquí todo lo que necesitas para terminar de armar tu viaje, avalado por mi experiencia

Encuentra aquí el alojamiento ideal para tí 

Desde hostels con habitaciones compartidas, hasta habitaciones en  los hoteles más lujosos. Usa mi herramienta favorita y encuentra aquí la alternativa ideal para tu viaje soñado

The Andy Hotel, Querétaro: estilo y comodidad en el centro de la ciudad

The Andy Hotel, Querétaro: estilo y comodidad en el centro de la ciudad

En mi paso por Querétaro esta vez paré en The Andy Hotel. Siempre que viajo a México busco hoteles boutique, que sean muy tradicionalmente mexicanos en su decoración y este es todo lo contrario: minimalista, moderno y cargado de pop art. 

 

Caí rendida, me sedujo el diseño, el precio, que además incluía desayuno y por cierto, los buenos comentarios de huéspedes anteriores, que siempre reviso minuciosamente antes de reservar un hotel. Les paso a comentar mi experiencia:

 

Detalles por cada rincón en The Andy Hotel

Detalles por cada rincón en The Andy Hotel

 

The Andy Hotel se encuentra a escasas 3 cuadras del centro histórico de la ciudad, por lo que una vez que llegas, moverte es extremadamente sencillo. 

 

Me gustó mucho que pude comunicarme desde que hice mi reserva para plantear mis inquietudes: estaba viajando en auto y el hotel no cuenta con estacionamiento, sin embargo hay uno por la calle de atrás que tiene muy buen precio (80 pesos la noche) donde me hicieron el favor, de gestionarme la reserva de un cupo, que era un tema que me inquietaba dada la alta afluencia de gente a la ciudad durante el Día de Muertos.

 

Si te quedarás unos días en Querétaro, no dejes de conocer San Sebastián Bernal, Pueblo Mágico, aquí mi experiencia

 

 

Llegué tarde, a eso de las 21 horas, bastante cansada, inmediatamente Gladys, de recepción, nos llevó a la habitación, ubicada en la segunda planta, a la que subes por un ascensor estilo industrial. 

 

El pop art en su máxima expresión por todos los rincones

El pop art en su máxima expresión por todos los rincones

 

La habitación me encantó, amplia y muy bien iluminada dado que no cuenta con luz natural, sin embargo juegan con los patrones de luces en el techo, tras el respaldo de la cama y en luces direccionales al costado de esta.

 

La habitación, comodísima

La habitación, comodísima y muy moderna

 

El baño, con amenities incluidos, tiene una ducha amplia donde el agua cae como lluvia y es un lugar de relajo perfecto para salir a recorrer la ciudad. Además cuenta con secador de pelo real, no de esos pegados al muro donde te tardas horas en secarte, porque la potencia es horrible, me pareció un muy buen detalle.

 

Además la habitación cuenta con aire acondicionado, caja de seguridad y un closet abierto con espacio suficiente para poner ordenar tus cosas y a mi que me encantan los detalles, te reciben con una tablita con mezcal, limón y sal ¿perfecto, no?

 

Los detalles están por todas partes

Los detalles están por todas partes

 

La cama es una verdadera nube, comodísima y con unas almohadas que quiero ya mismo para mi propia cama, dormí como reina. Valoro mucho la comodidad de las camas, porque para mi reponer energías es crucial a la hora de salir a recorrer a concho las ciudades.

 

El desayuno incluido no es dentro del mismo hotel, estarán pensando “pero qué pereza”, pero para mi gusto lo hizo aún más especial. Debes caminar dos casas más allá por la misma cuadra y te encontrarás con un lugar que tiene exhibición de productos artesanales y comedor. 

 

Allí te entregan las opciones incluidas por el hotel, que para mi todos los días fueron un delicioso café de olla con chilaquiles en salsa verde, que son mi perdición cuando viajo a México, podrás disfrutar de un tradicional desayuno mexicano incluido

 

El desayuno, ese tazón de café de olla me dio la vida

El desayuno, ese tazón de café de olla me dio la vida

 

También puedes optar a un desayuno buffet por un pequeño costo adicional o bien agregarle panes dulces u otros adicionales por un muy bajo costo y la atención es excepcionalmente amable.

 

Para mi sorpresa la segunda noche al llegar, me llamaron al teléfono de la habitación para invitarme a una especie de salón secreto para los huéspedes: un estar con cómodas sillas, donde tienes la posibilidad de poner música a tu gusto y con un bar de autoservicio para que disfrutes tu bebida favorita: Tequila, Vodka, Crema de Whisky, Ron de sabores y Gin (mi favorito) para combinar con frutas, especias y refrescos a tu gusto. Con este detalle se ganaron mi corasound.

 

Un pasillo que se enciende a medida que pasas y un bar escondido para regalonearte, detalles que no se olvidan

Un pasillo que se enciende a medida que pasas y un bar escondido para regalonearte, detalles que no se olvidan

 

Si pasarás por la Ciudad de México te comparto 6 free walking tours por CDMX que puedes tomar para conocer lo mejor de la ciudad

 

 

El hotel cumple con todo lo que requiero para una estadía perfecta: comodidad a toda prueba, buena atención, bonitos detalles que te hacen sentir especial y un diseño que de verdad se disfruta, incluso hay una pequeña piscina donde puedes refrescarte en días de calor. Volvería a The Andy Hotel sin lugar a dudas.

 

 

Tours gratis en español por todo el mundo

Desde free walking tours, hasta excursiones personalizadas e incluso traslados, encuentra aquí todo lo que necesitas para terminar de armar tu viaje, avalado por mi experiencia

Encuentra aquí el alojamiento ideal para tí 

Desde hostels con habitaciones compartidas, hasta habitaciones en  los hoteles más lujosos. Usa mi herramienta favorita y encuentra aquí la alternativa ideal para tu viaje soñado

M59 speakeasy – uno de los secretos mejor guardados de Valparaíso

M59 speakeasy – uno de los secretos mejor guardados de Valparaíso

En el contexto de un fin de semana por Valparaíso, donde el objetivo era conocer esos lugares que salen del circuito de lo más turístico, visité M59 speakeasy, el bar secreto que se perfila como el secreto mejor guardado del puerto.

 

¿qué son los bares speakeasy?

 

Si el término speakeasy no te es para nada familiar, te cuento que nace a fines del siglo XIX en New York, en medio del periodo de la prohibición y ley seca. En esa época los bares se camuflaron tras las fachadas de otros negocios, que no dejaran entrever lo que ilegalmente pasaba detrás.

 

Para llegar a ellos lo común es que fueras invitado por alguien, quien te diera las coordenadas de ubicación y necesariamente tenías que conocer la contraseña para poder entrar, pues de esta forma se protegían de ser descubiertos y clausurados.

 

Como el acceso a los licores era además limitado y muchas veces se trataba de destilados de poca calidad e incluso artesanales, los bartenders de la época debieron hacer un esfuerzo extra por preparar cocteles que lograran camuflar el alcohol en ellos, logrando con ingenio cocteles aromáticos y atractivos.

 

Fue así que nacieron varios cocteles que se volvieron clásicos y son famosos hasta el día de hoy y es por lo mismo que este tipo de bares goza de la fama de contar con cartas de cocteles de autor que suelen destacarse bastante, de entre lo común que podemos encontrar en cualquier bar.

 

No se si recuerdan, pero en enero de este año, en el contexto de probar las nuevas rutas internacionales de Jetsmart, volamos junto a Nicole de Viajando Lento a Buenos Aires.  Uno de nuestros objetivos en ese viaje fue conocer los speakeasy de Buenos Aires y desde allí me picó el bichito de buscar este tipo de bares. Fue así que di con M59, nada más y nada menos que a 20 minutos de mi casa.

 

Mi experiencia en M59 speakeasy

 

M59 speakeasy está funcionando desde marzo de 2019, bajo el alero de Mauricio Fernández, reconocido y premiado bartender local, quien se ha preocupado de ofrecer propuestas sumamente atractivas para todos los gustos. Es además manager y socio del local.

 

Si es tu primera vez descubriendo “la joya del pacífico” te invito a leer: Consejos para visitar Valparaíso por tu cuenta, lo que debes saber.

 

Llegamos allá a eso de las 10 de la noche, avisamos nuestra llegada, dimos la contraseña y desaparecimos tras una cortina de metal que para nada deja adivinar lo que se esconde atrás. 

 

Les recomiendo sentarse en la barra y así disfrutar la preparación de los tragos, verán la gran variedad de licores disponibles para preparar lo que se les ocurra. Me encantan además las copas talladas que usan, que te hacen sentir en un bar de antaño.

 

Un bar secreto con tragos de autor realizados por un galardonado bartender chileno, si te gusta el misterio no dejes de ir

¿Qué tal? ni les cuento lo bueno que estaba ese sorpréndeme

 

Actualmente se encuentra por lanzar la nueva carta, donde desgranará los distintos sabores de Chile de norte a sur, con cocteles que representen las particularidades de cada zona del país. 

 

Para ello rescatará  ingredientes locales e involucrará a diferentes actores, beneficiando el trabajo colaborativo, tanto con artesanos de cada zona que participarán, por ejemplo, en la elaboración de los vasos de cada cóctel, como con productores locales de distintas frutas e ingredientes necesarios para darle vida a su propuesta.

 

Además de estas propuestas, uno de los tragos más pedidos de la carta es el “sorpréndeme” donde luego de un par de preguntas sobre tus gustos, harán un trago único e irrepetible a tu medida. Un riesgo que muchos se atreven a correr, porque el resultado de verdad te deja sin palabras.

 

La carta de comidas no se queda atrás, encontrarás variedad de tablas para matar el hambre, mi favorita sin duda es la de queso de cabra tempura con reducción de vino para untar, simplemente exquisito.

 

Esta tabla súper recomendada y parte de los espacios del M59 speakeasy

Esta tabla super recomendada y parte de los espacios del M59 speakeasy

 

para llegar al M59 speakeasy tendrás que buscar su Instagram y luego seguir las pistas e instrucciones para poder reservar, obtener las coordenadas de ubicación y obtener la contraseña, que cambia para cada jornada.

 

Encuentra aquí una variedad de free walking tours para conocer distintos atractivos de Valparaíso

 

 

Generalmente los fines de semana encontrarás música en vivo o hasta stand up comedy y durante la semana es común que hagan degustaciones o jornadas temáticas con determinados licores, todos estos eventos los anuncian a través de sus redes sociales.

 

 

Sin duda M59 speakeasy es un imperdible para quienes quieran alternativas diferentes, fuera de lo tradicional, misteriosas y que impresionan por la calidad de sus preparaciones en Valparaíso, un absoluto recomendado.

 

 

Alojamientos recomendados en Valparaíso

La Joya Hostel

Con una ubicación central a pocas cuadras del terminal de buses, este hostel te sorprenderá con su decoración estilo industrial, amplias habitaciones privadas y compartidas restobar y cowork

Verso Hotel 

Este hermoso hotel boutique se encuentra a sólo pasos de La Sebastiana, casa del poeta Neruda en Valparaíso. Cuenta con habitaciones cómodas, decoración cálida y moderna y lindos espacios compartidos

La Joya Hostel: refugio ideal para viajeros y nómadas digitales en Valparaíso

La Joya Hostel: refugio ideal para viajeros y nómadas digitales en Valparaíso

Siempre me pedían recomendaciones de alojamiento en Valparaíso y nunca sabía qué responder, porque nunca me había quedado en uno. ¿por qué? porque la ciudad me queda a pocos minutos de casa, pero este fin de semana me quedé en La Joya Hostel, porque para contarles, tengo que vivirlo. Aquí les compartiré mi experiencia.

 

Nos invitaron junto a Cami de Tras las Huellas del Mundo, Nico de Viajando Lento y Andrea de Where She Goes Today a pasar un fin de semana ¿el objetivo? probar todas las instalaciones y servicios del hostel, que incluyen el restobar La Joya Sánguches y Cantina y Paralelo Cowork, ideal para quienes, como nosotras, trabajamos de forma remota donde tengamos conexión a internet.

 

La Joya Hostel está ubicado a los pies del cerro Lecheros, a sólo 4 cuadras del terminal de buses de Valparaíso y a unas 3 cuadras de la estación de metro Barón. Ubicación que te permitirá moverte fácilmente hacia el puerto o hacia Viña del Mar, si quieres explorar más la región. 

 

Por fuera no te imaginas todo lo que encontrarás allí dentro

Por fuera no te imaginas todo lo que encontrarás allí dentro

 

Tienes a una cuadra un supermercado también. Si bien no está ubicada en los famosos cerros Concepción y Alegre, la conectividad con distintas partes de la ciudad es súper buena y la ubicación central y los cerros que la colindan, se están posicionando con rutas de arte urbano muy interesantes, que les mostrare en un siguiente post.

 

Si piensas recorrer la joya del Pacífico no te pierdas este post con la ruta por las más lindas escaleras de Valparaíso.

 

 

Las habitaciones de La Joya Hostel y sus espacios

 

Llegamos el viernes, hicimos check in y nos entregaron nuestra habitación, una cuádruple que bien puede funcionar como compartida o como privada para que vayas con amigos. 

 

Nuestra habitación de 2 pisos estilo loft tenía una litera en cada uno y lockers para nuestras cosas

Nuestra habitación de 2 pisos estilo loft tenía una litera en cada piso, baño y lockers para nuestras cosas

 

Todas las habitaciones de La Joya Hostel son estilo loft, la nuestra tenía una litera abajo y otra arriba y baño privado con amenities, dentro de la habitación, lo que me pareció súper cómodo. Tienen habitaciones compartidas y privadas que pueden ser dobles, twin, triples o cuádruples, todas con su respectivo baño. Las compartidas más grandes tienen 6 camas.

 

Las habitaciones dobles tienen abajo sala de estar y arriba la cama

Las habitaciones dobles tienen abajo sala de estar y arriba la cama

 

Nos instalamos en la habitación y nos pusieron una pulsera con la que teníamos descuentos en el restobar que está adosado al hostel: La Joya Sanguches y Cantina. 10% ó 15% de descuento dependiendo de si el pago es con tarjeta  o en efectivo.

 

Recorrimos los espacios compartidos, que al igual que las habitaciones, están decorados en un estilo industrial que recuerda los barcos antiguos. Una sala de estar amplia cerca de la recepción, al fondo una kitchenette con mesas largas de madera para compartir y también una cocina para que los huéspedes que quieran y se motiven, se preparen su propia comida (nosotras lo hicimos uno de los días).

 

En general todo el hostel está lleno de detalles

En general todo el hostel está lleno de detalles

 

Mi espacio preferido fue la terraza, un rooftop súper amplio con vista al colorido cerro Lecheros, taca taca y una parrilla, además de sillones, para disfrutar los atardeceres tomando una cerveza, perfecto! La terraza pueden usarla tanto los huéspedes, como quienes sólamente usan el cowork.

 

¿cómo no amar las vistas de la terraza tan típicas de Valparaíso, a la terraza tienen acceso también quienes usan solamente el cowork

¿cómo no amar las vistas de la terraza tan típicas de Valparaíso? a la terraza tienen acceso también quienes usan solamente el cowork, además de los huespedes

 

El personal del hostel es súper amable y tienen excelente disposición para ayudarte con sugerencias o si necesitas resolver algún problema. Por ejemplo una de nosotras necesitó un secador de pelo y nos pasaron uno. También les pedimos sugerencias de lugares alrededor.

 

La Joya Sanguches y Cantina

 

Las noche del viernes y sábado subimos a comer antes de salir y probamos algunas de las hamburguesas de la carta, que debo decir, son súper contundentes. Probamos también la Chorrillana Barón que estaba exquisita y perfecta para 4 personas. 

 

Las hamburguesas y la chorrillana, en La Joya Sanguches no se pasa hambre, asegurado!

Las hamburguesas y la chorrillana, en La Joya Sanguches no se pasa hambre ¡asegurado!

 

La carta de tragos, va desde las cervezas artesanales, hasta coctelería de autor muy interesante. Me soprendió que tuvieran shops de barril de cerveza Dolbek de Maqui, mi favorita de las cervezas artesanales chilenas, producida en el sur del país, con un fruto también típico de esa zona. En muy pocos lugares tienen esta variedad en este formato (no dejen de probarla). 

 

Los sábados hay música en vivo, nos toco ver al grupo Borde Costa, que prende el ambiente con su fusión de canciones y ritmos como salsa y bachata, sin duda excelentes músicos e interpretaciones. 

 

¿Y los precios? hamburguesas desde $5900, vienen con papas fritas rústicas o bastones de verduras, el shop de medio litro de cerveza artesanal $3400, a eso se le suma el descuento por ser huéspedes y la verdad me parece súper bien ¿no?

 

El desayuno lo sirven en el restaurant también, entre 8 y 10:30 de la mañana e incluye todo lo básico que necesitas para quedar con las pilas cargadas: café, leche, jugo, mermelada, huevos revueltos, queso y delicioso y crujiente pan batido típico del puerto, más alguna sorpresita dulce.

 

El desayuno se sirve en el restaurant y puedes disfrutarlo con vistas al antiguo ascensor del cerro Lecheros

El desayuno se sirve en el restaurant y puedes disfrutarlo con vistas al antiguo ascensor del cerro Lecheros

 

Aprovechamos la mañana del sábado para tomar un tour por lugares menos conocidos de Valparaíso, pero esto se los contaré en un post exclusivo con el itinerario de esta escapada por Valparaíso.

 

Al llegar nos metimos a la cocina y nos pusimos manos a la obra, la cocina es espaciosa así que no tendrás problema si te encuentras con otros huéspedes también cocinando. Hay también refrigerador para que puedas guardar lo que necesites refrigerar sin problema.

 

Si quieres también conocer la ciudad jardín, aquí te comparto 12 actividades gratis y lugares para conocer en Viña del Mar 

 

 

Paralelo Cowork

 

Paralelo Cowork es un espacio diseñado, para todo aquel que necesite un espacio cómodo, para llevar a cabo su trabajo en forma remota. Puedes acceder al cowork también si no estás hospedado en el hostel, pues también tiene una entrada independiente y pagar el uso por día o mensual.

 

Los espacios del cowork son amplios y  para todos los gustos: sillas bajas, mesas para trabajar en equipo, mesones con sillas altas, cómodos sillones para reuniones, salas más grandes cerradas para equipos de trabajo y otras pequeñas ideales para aislarte, si necesitas hacer videoconferencias.

 

Los espacios de Paralelo Cowork son amplios, cómodos, luminosos y con buen wifi

Los espacios de Paralelo Cowork son amplios, cómodos, luminosos y con buen wifi

 

También hay una cocina abierta para que puedas prepararte café y relajarte un rato, para que las ideas fluyan o despiertes si el trabajo se ha puesto pesado. El wifi es rápido y el ambiente e iluminación súper adecuados.

 

Para quienes trabajamos mientras estamos viajando, tener todo en el mismo hostel es súper cómodo, porque bien saben quienes lo hacen, que es ideal tener un lugar adecuado para trabajar, que nos permita concentrarnos adecuadamente y poder mantener una suerte de rutina a pesar del nomadismo.

 

El fin de semana en La Joya Hostel, me dejó en claro que es un espacio todo en uno, ideal para los viajeros que van a aventurarse a conocer la región y para quienes además de hacerlo, necesitan un buen espacio que les permita trabajar. Totalmente recomendado.

 

Si quieres conocer más te invito a conocer su web oficial y no solo esto, también puedes hacer aquí un tour virtual, para recorrer paso a paso todos sus espacios.

Pasaporte sin destino

Suscríbete y recibe lo último de Pasaporte sin destino!

Sé el primero en recibir mis datos viajeros!

Tu suscripción se ha realizado con éxito!

A %d blogueros les gusta esto: